El Algeciras se gusta en Alcalá

  • Un gol al borde del descanso mina a los panaderos, que acaban goleados

El blanquirrojo Moussa se marcha de dos rivales alcalareños con una carrera. El blanquirrojo Moussa se marcha de dos rivales alcalareños con una carrera.

El blanquirrojo Moussa se marcha de dos rivales alcalareños con una carrera. / víctor rodríguez

El Alcalá cayó en su estadio ante el Algeciras en un partido que tuvo una primera parte muy mala, rácana, sin apenas fútbol por parte de ambos conjuntos y que al final se acabó decantando del lado visitante. El cuadro panadero salió muy enchufado, pero los rojiblancos, poco a poco, se hicieron dueño de un encuentro que acabaron ganando con solvencia.

Máiquez, cada vez mejor, anduvo rápido al corte al cuarto de hora en una contra envenenada de los locales, que en el minuto 19 perdieron por lesión a Leal. Los algeciristas buscaron las cosquillas en largo con Moussa y Ayala, siempre con Tano como hilo conductor.

Cuando la mayoría ya miraba el reloj para irse al descanso, emergió Tano para cortar un balón y fabricar el pase que Jesús Ayala aprovechó para rematar a la red. Despiste del Alcalá y gol del Algeciras. Gol de esos que llaman psicológicos.

El tanto albirrojo cambió el panorama por completo en la segunda parte. El cuadro de Asián se transformó con el marcador a favor. Salieron los visitantes con hambre de los vestuarios y a los dos minutos de la reanudación un disparo de Ayala provocó una polémica pena máxima, decretada por el colegiado a instancias de uno de sus asistentes por mano de un zaguero del Alcalá. Ito, al que parece seguir dominándole la ansiedad por marcar, se pidió el balón y telegrafió su disparo a un acertado Ramón.

Apenas hubo mucho tiempo para rumiar el fallo, al margen de un par de embestidas panaderas, porque el Algeciras respondió a lo grande con un zapatazo de Ayala tras un fallo de Ramón al sacar jugada la pelota. El algecireño decidió en gran medida la suerte de su equipo y puso el segundo en el 55.

El Algeciras pudo destrozar al Alcalá a la contra. Moussa Sidibe, tras hartarse de correr, de subir y bajar, se plantó solo ante Ramón y perdonó en el mano a mano y a renglón seguido, sin rumiar la ocasión fallada, hizo la más difícil y marcó de tiro cruzado en el minuto 80. Con el partido resuelto se produjo un penalti a favor del Alcalá, también por una mano. Romero detuvo el lanzamiento de Gonzalo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios