Alonso, el 'tiburón rojo' hacia el título

  • La victoria en Corea ha situado al asturiano de Ferrari al frente del Mundial, que podría ganar incluso en el próximo Gran Premio, en Brasil.

Comentarios 9

La recta final del campeonato mundial de Fórmula 1 se está convirtiendo para Ferrari en una soñada superproducción hollywoodense: todo es perfecto y el matrimonio entre el español Fernando Alonso y el equipo con más historia de la competición parece destinado a gritar "¡campeón!".

"Alonso: el tiburón rojo, el maestro, el mago", elogió La Gazzetta dello Sport tras el trepidante domingo de lluvia, suspensiones y accidentes en Corea del Sur que dejó a Alonso líder del campeonato, con 11 puntos sobre el australiano Mark Webber, de Red Bull. Un par de meses atrás los coches de la bebida energética parecían destinados a conquistar el título, pero en los últimos Grandes Premios de la temporada Alonso ganó más carreras y puntos que cualquiera de sus rivales, y el bicampeón mundial aparece ahora como favorito. Podría incluso ser campeón el 7 de noviembre en el Gran Premio de Brasil, en el que sería su tercer título tras los logrados en 2005 y 2006 con Renault.

El último campeonato ganado por Ferrari se remonta a 2007, cuando el finlandés Kimi Raikkonen ganó en un dramático final en el circuito de Interlagos. Aquella vez Alonso y su entonces compañero en McLaren, el inglés Lewis Hamilton, se quedaron a un punto. Raikkonen debió irse antes de tiempo para dejar lugar este año a Alonso en Ferrari, y la casa de Maranello parece haber hecho un gran negocio: el español, considerado un hombre complicado en sus equipos anteriores, es un factor de tranquilidad en su nueva escudería.

Nada que ver con la guerra civil vivida en McLaren en 2007. De aquellos tiempos data la frase de Ron Dennis -"Fernando es un llamativo individualista"-. Pero también un piloto de excepción, un hombre al que a veces parece aburrir el trato con la prensa. Recientemente, cuando un periodista le preguntó qué había cambiado en los últimos tiempos a favor de Ferrari, la respuesta fue lacónica: "La suerte".

Verdad a medias, porque lo sucedido en el circuito alemán de Hockenheimeste año no fue suerte. El equipo se encargó de hacerle saber al brasileño Felipe Massa, compañero de Alonso en Ferrari, que su coche era más lento y debía dejar pasar al español. Y así fue: Massa se dejó superar y ganó Alonso. La multa posterior a Ferrari fue de 100.000 dólares, una rentabilísima inversión para los italianos.

Luego Alonso siguió aportando puntos de su cosecha. Cuatro victorias en las últimas siete carreras, un segundo puesto, un tercero y sólo una vez sin llegar a la meta. A dos carreras del final de la temporada Alonso tiene 231 puntos, Webber lo sigue con 220 y Hamilton con 210. El alemán Sebastian Vettel (Red Bull) tiene 206 y el inglés Jenson Button (McLaren), defensor del título, está con 189 puntos casi fuera del combate.

Alonso tiene las mejores posibilidades. Si gana, se sumará a un exclusivo grupo de pilotos que ganó tres veces el título mundial. Entre ellos hay leyendas del calibre de Ayrton Senna y Niki Lauda. Sólo el alemán Michael Schumacher, con siete, el argentino Juan Manuel Fangio, con cinco, y el francés Alain Prost, con cuatro, lograron más de tres títulos. Pero Alonso puede seguir soñando, ya que sólo tiene 29 años.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios