Anzarda, el hombre que no salió en la foto más famosa

  • Campeón de Copa en el 77, no jugó la final al lesionarse ante el Espanyol.

Comentarios 5

Su nombre está muy en boga estos días porque el 20 de agosto de 1974, en un Trofeo Colombino, le hizo cuatro goles al Bayern Múnich, justo los que necesita el Barça el miércoles en el Camp Nou. Eduardo Aníbal Anzarda Álvarez (Buenos Aires, 25 de enero de 1950) jugó en el Betis entre 1973 y 1980 y ahora pasa unos días en Sevilla a la espera de encontrar trabajo como entrenador en su Argentina natal.

No acudirá hoy al partido porque hizo un viaje relámpago a Arabia, donde entrenó hace poco formando dupla con Gabriel Humberto Calderón, pero seguramente verá al equipo de Pepe Mel frente al Celta.

El viernes se reencontró con sus compañeros los campeones del 77, que siguen fieles a su almuerzo los últimos viernes de cada mes. "La documentación antes no era como ahora, al punto de que pocos recuerdan que yo fui también campeón de Copa. No pude jugar la final porque me lesioné en Barcelona frente al Espanyol y no salí en esa famosa foto (de Ruesga Bono)", cuenta el héroe de los cuartos de final frente al Hércules, al que le hizo los tres goles de la eliminatoria y marcó su penalti en la tanda. "Gordillo tampoco pudo jugar en la Copa por haberlo hecho con el filial, ni Ladinsky, que era extranjero", recuerda Anzarda, quien llegó a España como oriundo -su abuelo era vizcaíno- y luego adquirió la doble nacionalidad.

Sigue habitualmente los partidos del Betis y se lo nota informado a la última. "Pabón ha sido un gran acierto y el equipo ha ganado aún más en la definición. Es muy bueno lo que está haciendo el Betis, que va en progresión desde que logró ascender. Además, tiene un gran técnico", dice de su colega Pepe Mel.

Anzarda, al que los niños de la época llamaban Kung fu por su parecido con el ya fallecido actor David Carradine, augura un buen futuro a este Betis. "Aunque veo al equipo en proceso de crecimiento, es loable que esté luchando por la Champions y por la Europa League. Creo que al final lo va a conseguir, son sólo seis partidos y está muy fuerte", vaticina el argentino.

Con todo, hace una reflexión que llama la atención, por cuanto el paralelismo con la actual situación podría ser total. "Nosotros teníamos un buen equipo, ganamos la Copa del Rey y jugamos la Recopa, pero ese mismo año descendimos. El problema fue que no nos reforzamos y eso nos pasó factura", explica.

Anzarda halla en la crisis un nuevo parecido entre el fútbol de la década de los 70 y el de hoy. "Cuando River me traspasó al Real Madrid, Bernabéu me firmó por dos años. El futbolista, entonces, se tenía que ganar el contrato día a día. Si jugábamos bien, nos iban renovando los contratos, pero nada de cinco años. Ahora se ha vuelto un poco a ese modelo, que incentiva más al jugador y lo hace más competitivo. Creo que es positivo firmar a los jugadores por dos o tres años como máximo", asegura.

Cuando acuda de nuevo a Heliópolis, con motivo de la visita del Celta, el Betis habrá jugado ya con el Barcelona, uno de los equipos que más admira el bonaerense. "El Betis siempre cumple frente al Barcelona. Desde que lo entrena Mel es el equipo que mejor le juega al Barcelona. Se planta muy bien e incluso cuando pierde, siempre lo hace sufrir. Recuerdo el partido de esta temporada en Heliópolis, que el Barcelona acabó perdiendo tiempo y dando voleones. Jamás lo había visto antes comportarse así", atina a decir Anzarda.

Con todo, el que fuera extremo verdiblanco, casi siempre con el 11 a la espalda, cree que el Betis le ganará al Deportivo y acudirá tranquilo al Camp Nou. "Es mi esperanza, porque allí está Messi, que es único, inigualable. No sé por qué lo comparan con Cristiano. Primero está Messi y luego vienen los demás. A Messi se lo dio casi todo Dios, es imprevisible cuando agarra la pelota. Valoro de Cristiano que es un gran profesional, un atleta, y que exige cada día más pese a su prestigio", apostilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios