Apoyo desde la confianza

  • Miguel Guillén refuerza al equipo con su mensaje en la concentración de Jerez. Mel, que este miércoles repasó al rival, tiene el once casi decidido.

El Betis regresa de su concentración en Montecastillo, pero desde el club se ha querido contribuir a la motivación para un encuentro tan especial como el de mañana. Así, el presidente, Miguel Guillén, que acudió a Jerez acompañado de Vlada Stosic, Rafael Gordillo y el consejero Fernando Criado, reforzó tanto a la plantilla como al entrenador con los mensajes que lanzó durante el almuerzo. Un apoyo extra desde el consejo para motivar más al equipo.

"Esta plantilla ha demostrado con su rendimiento en esta temporada y en las pasadas que siente esta camiseta, pero hay que recordarles lo especial de este partido para la afición, aunque nosotros tenemos el objetivo cumplido. Que jueguen el partido divirtiéndose, que es como mejor rinden, pero siempre buscando la victoria", señaló Guillén, que atendió a los medios desplazados a la concentración.

El mensaje del presidente, que incluso recibió una ovación durante el almuerzo, concuerda con el que ha venido lanzando Mel durante estos últimos días. Ayer, el técnico preparó una jornada más relajada en cuanto al trabajo de campo, aunque sí continuó con la preparación del derbi con el visionado de vídeos. Así, la plantilla se dividió por líneas para recibir las charlas del cuerpo técnico, que insistió en los aspectos principales del rival.

Si la mañana se dividió entre el análisis del Sevilla y la sesión de relajación en el spa, por la tarde el equipo celebró un suave entrenamiento en el campo principal de Montecastillo, donde sí apareció Pabón, recuperado de sus molestias en el gemelo derecho y que no tendrá problemas para jugar el derbi. Más complicado lo tiene Nacho, que ayer ni siquiera saltó al césped con sus compañeros, aunque hoy sí tiene previsto participar en el entrenamiento matinal, donde se probará para conocer si puede llegar a tiempo para el partido. Con el paso de las horas, Mel continúa afinando el once, que tiene prácticamente decidido, aunque la recuperación de Vadillo, que pasa por un buen momento, lo podría convertir en el factor sorpresa.

Lo que sí tienen claro en el Betis es que el derbi debe ser diferente al disputado en el Sánchez-Pizjuán. "El derbi de la primera vuelta está ahí y fue duro, pero éste es diferente. No hay mejor revancha que ganar, ya sea por 1-0 ó 6-0. El derbi es importantísimo y éste quizás hay más cosas, como son todos los equipos que estamos ahí arriba peleando por puestos europeos. Es un partido importantísimo para la ciudad y las aficiones", manifestó Guillén, que recordó la dificultad de los días posteriores al derbi del 5-1, aunque los comparó a otros que ha pasado en el club verdiblanco: "Hemos tenido momentos difíciles, sobre todo los que ponían en jaque la viabilidad de la entidad, mucho más complicados. Desgraciadamente no podemos pensar como aficionados, el derbi significa muchísimo, pero tenemos que pensar también en la gestión diaria del club".

Con tranquilidad, como suele ser habitual en su discurso, Guillén habló ante los medios y ante la propia plantilla bética, a la que quiso mostrar todo su apoyo de cara al derbi de mañana. Incluso el presidente reforzó la figura de Mel, al que se mostró más cercano que nunca, con la intención de mostrarle su confianza tanto para lo que queda de temporada como para el futuro.

"Estamos convencidos de que vamos a ponerlo todo para conseguir estos tres puntos. Esta plantilla va a ir a por estos tres puntos si cabe más incluso que cualquier otro partido", finalizó el presidente, que también indicó que se espera un Benito Villamarín casi al completo para arropar a una necesitada plantilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios