herbalife gran canaria | betis energía plus

Arriba está el horizonte

  • El Betis Energía Plus visita Las Palmas con la confianza aportada por las dos últimas victorias y la meta de aprovechar la estela ascendente que lo haga salir del puesto de colista

Los jugadores del Betis Energía Plus se ejercitan en el interior del pabellón San Pablo. Los jugadores del Betis Energía Plus se ejercitan en el interior del pabellón San Pablo.

Los jugadores del Betis Energía Plus se ejercitan en el interior del pabellón San Pablo. / víctor rodríguez

Nadie duda de que a este Betis Energía Plus, colista aún en la clasificación de la ACB, sólo le queda el horizonte de mirar hacia arriba. Después de anotarse dos victorias seguidas, las dos primeras de la temporada, el equipo entrenado por Óscar Quintana afronta la decimotercera jornada liberado de las tensiones y las angustias que las diez primeras derrotas ligueras provocaron en el plantel. Los dados han cambiado. Todo es ahora distinto en las manos y en la cabezas de los jugadores, sobre todo en las últimas. El equipo se ha rehecho gracias a la defensa y con ella, además, ha llegado el acierto de tiro, que es ya el de un equipo competitivo. Al equipo únicamente le cabe mejorar.

El examen que afrontan los béticos esta tarde en el Gran Canaria Arena, sin embargo, no es de los fáciles. Quizá sea todo lo contrario. El Herbalife Gran Canaria señorea en la competición con un alto poder anotador -el tercero mejor de la ACB- y sus números en casa son inmejorables. No en vano, el equipo entrenador por Luis Casimiro registra un historial perfecto en su cancha, donde se encuentra imbatido tanto en la competición nacional como en la Eurocup. Ahí es nada. La victoria se vende bien cara en las islas.

FUENTE: ACB. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: ACB. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: ACB. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Óscar Quintana "Estamos mejor, pero tenemos que ser consistentes en defensa"

Si el choque ante el Gran Canaria es ya de por sí uno de los compromisos complicados de la temporada en condiciones normales, se da la circunstancia de que el contexto tampoco favorece a los hombres que entrenan en el pabellón San Pablo. Un virus ha trastocado en parte los planes de los verdiblancos y algunos de sus componentes emprendieron el viaje con leves síntomas catarrales y sin las sesiones de entrenamiento idóneas. Asimismo, Donnie McGrath, quien comenzaba a aportar como los demás en la faceta defensiva, causa baja debido a una intensa lumbalgia. Es la merma sobrevenida a un equipo que se ha despojado por fin de sus fantasmas.

La tarde canaria será testigo hoy de un partido en el que ambos equipos tienen mucho que ganar. El equipo canario busca demostrar que la clasificación para la Copa del Rey no se limita a su condición de anfitrión, todo un rasgo de carácter; el equipo bético, dar el campanazo ante un equipo que marcha sexto en la tabla y que sólo ha caído en la temporada en cuatro ocasiones, igual que el cuarto clasificado, el todopoderoso Barcelona.

Si la defensa ha sido el elemento vertebrador de los dos triunfos béticos hasta la fecha, el trabajo en la contención ha de permanecer singularmente atento ante un bloque, el canario, con capacidad de anotar desde todas las posiciones. Si en la zona impresionan los números de un Ondrej Balvin cada vez más entonado, en el perímetro son altamente peligrosas las aportaciones de Marcus Eriksson, DJ Seeley y el incombustible Albert Oliver. Los cinco jugadores que completen el equipo cajista en cada instante deberán desempeñarse con una extrema concentración y una visión de moscas; de dentro a fuera, de fuera a dentro. Sin parar.

La pelea por el rebote será una de los focos del día. Se trata quizá del único capítulo en el que el Betis no ha enderezado su marcha aún. Para ello, naturalmente, la contribución de Anosike y de Golubovic serán esenciales, pero nadie sobrará teniendo en cuenta que enfrente estará un Balvin en plenitud de condiciones. El pívot checo, un viejo y querido conocido en tierras hispalenses, se convertirá en el principal enemigo de los béticos a poco que repita los números que está promediando en los últimos compromisos.

La esperanza verdiblanca vuelve a recaer en la inspiración anotadora de Kelly y Schilb, sin cuya mejor versión, visto lo visto, no habrá posibilidades de sumar el que sería un prodigioso tercer partido ganado. O eso o que gente como Anosike o Nelson responda a las expectativas ofensivas con las que llegaron a Sevilla. El escolta inglés, quien se ha revelado como un apreciable defensor, se enfrenta a su equipo y querrá gustar. En sus manos, en las de todo el quipo, está que mirar hacia arriba siga siendo el único camino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios