Bamforth, un MVP para Sevilla

  • El escolta fue el más valorado de la ACB en la jornada, tras su gran actuación ante la Penya.

Comentarios 4

"Pienso que mi mejor atributo es el tiro, pero siento que también soy un jugador con buen conocimiento del juego y puedo aportar liderazgo y defensa. La mejor manera de ganarme el respeto del entrenador y de mis compañeros será trabajar duro cada día y demostrarles que sólo deseo ganar partidos". Con esta carta de presentación Bamforth se definía antes de aterrizar en Sevilla. No tardó el estadounidense en pasar de las palabras a los hechos y por fin, en la jornada 33, ha encontrado el justo premio a todo su esfuerzo convirtiéndose en el MVP de la jornada, que acabó anoche con el partido Estudiantes-Barcelona atrasado por la Euroliga.

Se trata del primer galardón de este tipo que logra el Cajasol en toda la temporada. El escolta fue clave en la remontada cajista ante el Joventut el sábado con 24 puntos y ocho rebotes, 14 puntos y cuatro capturas sólo en el último cuarto en el que se mantuvo casi desde el inicio con cuatro personales. Pero no ha sido ésta la primera vez en la que el estadounidense ha sido el héroe del partido, pues casi desde el inicio del curso se ha destapado como una de las figuras cajistas hasta el punto de haber revalorizado su caché sobremanera.

El americano ha sido un chollo para el Cajasol a tenor del bajo salario por el que llegó el pasado verano. Los temores sobre una posible fuga -cambió de agencia de representación el pasado mes- están controlados, ya que el club se reservó una cláusula de renovación automática al ficharlo, como ya adelantó este periódico semanas atrás, que aplicará para retenerlo un año más, asegurándose contar con una de sus figuras una temporada más.

La continuidad de Bamforth, ante la casi asegurada marcha de Satoransky, será crucial para que el equipo mantenga su progresión. Y es que los números del americano van más allá de los 10,9 puntos (el segundo anotador del plantel sevillano tras el base checo) en 26 minutos de media que está en la pista. Es el segundo más valorado del conjunto hispalense (10,2, por los 16,2 de Satoransky) y el segundo reboteador cajista con una media de 4,3 capturas, sólo por detrás del gigante checo Balvin (6,4). El escolta relativiza con su inteligencia los más de 30 centímetros de diferencia entre uno y otro. El tope de rebotes en un partido en este campeonato para ambos es de 12, una cifra que con la altura de Bamforth (1,85 metros) es más que meritoria. De hecho, nunca se ha quedado esta Liga sin cazar alguno en todos los partidos, alcanzando o superando las cinco capturas en 13 encuentros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios