El Barça, molesto por la amnistía de Ángel Villar

  • Los azulgrana consideran que Mourinho no debe ser perdonado por el "dedazo"

Hubo amnistía y José Mourinho y Tito Vilanova se mirarán a los ojos en la Supercopa a finales de agosto para vivir desde los banquillos los dos primeros clásicos de la temporada. Ángel Villar, presidente de la Federación Española, anuló ayer las sanciones a Mourinho, técnico del Madrid, y Vilanova, su homólogo del Barcelona, derivadas del famoso "dedazo", que precisamente en la Supercopa cumplirá un año.

Los hechos ocurrieron durante los minutos finales del duelo jugado el 17 de agosto del pasado año, durante la vuelta de la Supercopa. Poco antes de consumarse la conquista del título por parte del Barcelona, Cesc sufrió una durísima patada de Marcelo, lo que originó un tumulto en el campo y en los banquillos. Fue entonces cuando el entrenador del Madrid se acercó a Tito Vilanova y le metió un dedo en el ojo, a lo que éste respondió golpeando al portugués en la nuca. Por estas acciones, Mourinho fue sancionado con dos partidos, mientras que el entonces segundo de Guardiola recibió uno como castigo.

Villar justificó el indulto por los éxitos de la selección y consideró que la victoria en la Eurocopa "es una circunstancia singularmente grata que sitúa al fútbol español en el primer puesto de la clasificación mundial y es motivo justificado para adoptar medidas de gracia para la condonación de sanciones".

Un año después de aquel incidente, la vida ha cambiado para ambos entrenadores. Ahora el Real Madrid y Mourinho defienden el título de Liga, mientras que el Barcelona asume el papel de aspirante, con Vilanova como nuevo entrenador tras la marcha de Guardiola.

La nueva edición de la Supercopa de España se disputará de nuevo a doble partido -el jueves 23 de agosto en el Camp Nou y una semana después en el Santiago Bernabéu-. Además de un título, habrá más en juego: serán los primeros clásicos de la campaña y el primer duelo entre Mourinho y Vilanova, que parecen haber dejado atrás la tensión vivida aquella noche.

Mourinho deseó a Vilanova una pronta recuperación tras ser operado de un tumor en la glándula parótida. Y el nuevo primer técnico del Barcelona rechazó el día de su presentación, en junio, cualquier polémica con el que ahora será su homólogo en el Madrid.

Sin embargo, el recibimiento de Morinho en el Camp Nou distará de ser cordial. Toni Freixa, portavoz del Barça, se mostró contrariado por la anulación de la sanción al portugués, "una agresión no puede quedar impune". "Esta medida de gracia no convierte en inocente al agresor, sino que le concede la conciencia de que pueda seguir agrediendo impunemente. Entendemos que es un mal ejemplo del fútbol español", añadió Freixa. Emilio Brutragueño, director de relaciones institucionales del Madrid, recordó que el conocido episodio "cochinillo" también quedó sin sanción por indulto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios