FÚTBOL DIVISIÓN DE HONOR JUVENIL

El Betis gana al Sevilla y al viento

  • Los de Pablo del Pino supieron convertir en gol una de las pocas ocasiones de las que dispusieron y escalan a la segunda plaza

  • Los nervionenses pagaron su falta de pegada

El bético Ismael intenta marcharse de la presión de Viedma. El bético Ismael intenta marcharse de la presión de Viedma.

El bético Ismael intenta marcharse de la presión de Viedma. / josé ángel garcía

El Betis se impuso por la mínima en un derbi en el que aprovechó las pocas ocasiones de las que dispuso para plasmar en el marcador su superioridad sobre el césped. Máxime cuando los intentos de ataque del Sevilla, reducidos a una sucesión de centros colgados al área, nunca fueron culminados con un tiro entre los tres palos.

Entre el intenso y cambiante viento que hizo en Heliópolis y que Betis y Sevilla se centraron más en no dejar jugar al contrario que en intentarlo, durante la primera media hora del partido apenas pudieron verse dos pases seguidos. Lo único reseñable fue un penalti reclamado por el Sevilla en una acción en la que Dani contactó con la pierna de Simo, aunque bien es cierto que el delantero sevillista hizo lo imposible por buscar dicho contacto. Al final, el colegiado no pitó nada.

El duelo se desatascó en el minuto 33, cuando el Betis sacó rápido de banda y Baena aprovechó su movilidad para zafarse de Kike Ríos y entrar en el área por el costado derecho. Su pase no fue bueno, pero el corte de Viedma fue peor, ya que ni despejó ni pasó a un compañero. Justo al contrario, dejó el balón muerto y Meléndez, muy atento, lo cruzó para anotar el 1-0.

A partir de entonces, el Sevilla se soltó como no lo había hecho antes, gracias, en buena medida, a las cabalgadas de Bryan. De ahí al final del primer tiempo el choque estuvo más animado, pero el gol se resistió.

La misma animosidad se esperaba en el segundo acto, sobre todo por la declaración de intenciones del Sevilla: retirar a un central (Carmona) y dar entrada a un delantero (Rares). Pero el entramado defensivo diseñado por Pablo del Pino fue impenetrable para el Sevilla. Y el Betis sólo concedió centros laterales y frontales, que no reportaron el menor peligro.

No le hizo falta ni tirar contragolpes al Betis para zafarse de una presión sevillista que apenas lo incomodó. Y la ocasión más clara de la segunda mitad también fue verdiblanca: un disparo seco de Ismael que Alfonso despejó como pudo.

La mala noticia para los locales fue que Meléndez, autor del gol del triunfo, se tuvo que ir lesionado. Pero también entonces el Betis impuso su guión en el derbi, doblegando a un Sevilla al que los nervios y la falta de producción ofensiva le jugaron una mala pasada.

Con este resultado, el Betis se aúpa a la tercera posición de la tabla con 58 puntos, a cinco del Málaga, líder, y a uno del San Félix. Por su parte, el Sevilla cae a la cuarta con 56.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios