Fernando Vázquez, entrenador del Deportivo

"El Betis marca muchos goles y el Deportivo los encaja, pero para eso está el entrenador"

  • El técnico, a sus 59 años, regresa pletórico de moral a la plaza en la que no lo dejaron culminar la faena. "Sólo espero que esa gente me quiera como yo la quiero; espero ofrecerle un buen partido", dice de la afición bética.

Comentarios 4

Tras seis años alejado del orbe futbolístico por motivos variopintos, Fernando Vázquez Pena (Castrofeito, 24 de octubre de 1954) ha vuelto al primer plano de la actualidad por su ejemplar trabajo en el Deportivo, cuya dirección asumió hace dos meses y medio con el equipo casi desahuciado en la última plaza. La semana pasada ya logró sacarlo del pozo y el lunes regresa a Heliópolis, un sitio que le evoca los mejores recuerdos -apenas le gusta hablar de su taimada destitución- y de donde espera salir por su propio pie. Es el hombre de moda en La Coruña, pero sabe que aún no las tiene todas consigo y que le restan obstáculos por sortear.

-¿Se imaginaba cuando firmó la actual situación del equipo?

-Creía y tenía fe en mi trabajo. Conocía a los jugadores del Dépor y me parecían que eran mejores de lo que la clasificación reflejaba y, por tanto, pensé que mi obligación era subir el nivel y que mejorar íbamos a mejorar, seguro.

-Les diría algo así como que ya estaban en Segunda y que era más fácil subir en este sprint final que el año que viene, ¿no?

-En la primera charla les dije pocas cosas, porque tienes que entender que llegas a un vestuario que desconoces, y el equipo a ti también. No les hablé mucho de la situación, pero sí les dije dos cosas: que los iba a tratar como persona a todos por igual, que mi relación no iba a depender del negocio, es decir, si juegas te voy a querer mucho y si no, nada; y también les comenté que no conocía a ningún equipo mal clasificado que tuviera buenos jugadores, que los equipos mal clasificados tienen jugadores malos y que si un equipo está bien, incluso los que no juegan son buenos. Así salimos a entrenar y poco a poco los vas conociendo y profundizas, y ya sí les dije cosas como las de su pregunta.

-Pues lo ha clavado, lo más difícil ya esta hecho.

-Lo que está hecho es el sine qua non, la condición indispensable para pelear por la salvación. Ahora ya estamos en la pelea y nos quedan exactamente seis asaltos. También les comenté a los futbolistas que lo nuestro era como un combate de boxeo a 15 asaltos; les puse ese ejemplo: cada partido hay que tomarlo como un asalto. Llevamos nueve, pero nos quedan seis y nos pueden dejar KO en cualquier momento.

-¿Qué significaría para Fernando Vázquez lograr la permanencia con el Deportivo?

-Sería un orgullo para mí salvar a este equipo y aparte una hazaña impresionante. Y, además, para el Deportivo es la vida, puede ser incluso la supervivencia. Es sumamente importante que el equipo permanezca en Primera División para garantizarla.

-¿Pensó alguna vez que el fútbol no le daría esta segunda oportunidad que le debía?

-No lo pensé nunca. Yo sabía que iba a volver, pero pasaba el tiempo y se me ponía muy cuesta arriba regresar a la Primera División. Para mí ha significado reengancharme a ese AVE que es la Primera y en el que es muy difícil volver a montarte si te bajas alguna vez por lo que sea.

-Hábleme de este Betis casi europeo, ¿cómo lo ve?

-Al Betis lo veo extraordinario. Está realizando una campaña impresionante, desde el principio y con mucha regularidad, siempre arriba en la clasificación. Sería bonito que al final se quedara en la parte alta, ya que entonces sería perfecta y preciosa. Es que el Betis está realizando buen juego, es un año sobresaliente.

-Arriba tiene pólvora y el Dépor, encima, flojea en defensa.

-Es la clave. El problema del Deportivo es encajar goles. Miras los números y es así. Y el Betis los hace con mucha facilidad, pero para eso está el entrenador, para con la táctica evitar que un equipo que golea fácil le meta goles a otro que los suele encajar. No digo que lo consigamos, pero sí que es nuestro objetivo.

-Por cierto, usted hizo debutar a Rubén Castro en Las Palmas y aquí, muchos años después, se habla incluso de la selección...

-Hay mucha competencia, pero Rubén ha logrado una estabilidad en su rendimiento impresionante. Es lo que más llama la atención, porque goles ha sabido hacerlos siempre. Otros con menos méritos sí fueron a la selección y por qué no va a ir él también. Se lo merece.

-¿Qué tipo de partido espera?

-Un partido agradable para el espectador. No es lo nuestro pararnos y esperar. No tengo decidido lo que voy a hacer aún, pero lo más normal es que juguemos cerca del balón.

-¿Se parece este Betis de Mel al que usted hubiese ahormado también desde Segunda si lo hubiesen dejado?

-No tengo información suficiente para contestarle, no es que no quiera.

-Ya vino con Las Palmas, pero ahora vuelve tras muchos años, ¿qué recibimiento espera?

-Espero que la gente me reciba bien, que me quiera como yo la quiero. Es un sitio especial. La admiro como afición y espero ofrecerle un buen partido. Quiero mucho esa ciudad y al Betis.

-Una curiosidad: ¿Se parecen Lopera y Lendoiro?

-Se pueden parecer en que te dejan trabajar, te dejan hacer. No están encima del equipo ni del entrenador constantemente. Te llaman de vez en cuando para comer... Sí, tienen una forma de dirección parecida. De otras cosas de ellos no voy a hablar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios