Booker, otro base que se espera sea el salvador

  • El año pasado llegó Kane, en la 15-16 Hakanson, antes Woodside y en la 12-13 se fichó a Blakney

Booker se ejercita en San Pablo. Booker se ejercita en San Pablo.

Booker se ejercita en San Pablo. / víctor rodríguez

Catorce jornadas por delante tendrá Askia Booker para demostrar si puede tener hueco en el baloncesto ACB o europeo. Procedente de la liga de desarrollo estadounidense, no es el primero que llega a Sevilla con la temporada bien avanzada en una situación angustiosa por la falta de resultados positivos con el reto de enderezar una nave a la deriva.

Con menos partidos por delante y una situación más desahogada llegó la pasada campaña DeAndre Kane, un base-escolta anotador que pasó con más pena que gloria pese a debutar con buen pie ante el Gran Canaria (14 puntos y 10 rebotes en 24 minutos), pese a la derrota del equipo. Jugó sólo cinco encuentros antes de lesionarse y ser cortado.

Más decisivo fue el fichaje una temporada antes de Ludde Hakanson. El sueco disputó la segunda vuelta en el cuadro hispalense en lo que era su puesta de largo en la ACB, ya que antes debutó casi de forma testimonial con el Barcelona. El base llegó en lugar de un Jermaine Anderson que no funcionaba de ninguna de las maneras y acabó comiéndole la oreja Nenad Miljenovic, teórico primer espada entonces y que quedó relegado por el buen hacer del escandinavo.

En la 2014-2015 también se necesitó mirar al mercado para reforzar la dirección. Nikola Radicevic empezaba a lucir galones ante la inoperancia de Xavier Thames y el corte fulminante de un Jacob Pullen indolente en la pista. La solución fue un base puro, de esos más preocupados por hacer jugar a sus compañeros que por anotar. Ben Woodside estaba sin equipo tras haber jugado el año antes en el Vanoli Cremona italiano. Llegó pronto, en la novena jornada, y resultó ser una pieza clave en la reacción cajista para salvar la categoría promediando más de cuatro asistencias esa campaña, ocho puntos y dos rebotes.

En la mágica temporada 2013-2014 Aíto García Reneses no tuvo problemas al contar con un Satoransky ya en plenitud, un pujante Radicevic y el apoyo de Franch sí se fichó a Marcus Landry por el lesionado Latavious Williams-, pero un año antes el checo necesitó que llegara Roderick Blakney con la liga ya avanzada porque los partidos evidenciaron que Milenko Tepic no podía hacer de base.

Booker, por tanto, es uno más de esos bases a los que el conjunto sevillano se encomienda para tratar de cambiar una dinámica negativa desde la dirección. Y también con sus puntos, ya que este Betis está falto de un líder ofensivo de cierta regularidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios