Calderón pierde la partida con Ricky en una mala noche

Rick Adelman, el veterano entrenador de los Timberwolves, vivió su mejor alegría esta temporada al ver cómo su equipo vencía por 107-101 a los Pistons y le daba el triunfo número 1.000 como profesional. El técnico se convierte en el octavo entrenador en la historia de la NBA que lo consigue y fue el que acaparó toda la atención del partido nada más sonar la bocina.

De nuevo el montenegrino Pekovic se convirtió en el líder de los Timberwolves al aportar un doble-doble, con 20 puntos y 13 rebotes, que lo situó al frente de una lista de siete jugadores, incluidos cuatro titulares, que obtuvieron dobles dígitos. Entre ellos destacó Barea, que se convirtió en el sexto hombre con 20 puntos. Derrick Williams sumó 14 puntos, mientras que Kirilenko y Cunningham consiguieron 13 tantos cada uno.

Ricky Rubio logró 10 puntos y, pese a que no tuvo su mejor toque de muñeca, fallando 12 de 13 tiros de campo, acertó 8 de 9 desde la línea de personal, repartió 6 asistencias, capturó 5 rebotes y recuperó 5 balones. Knight anotó 25 puntos y Stuckey otros 20 para liderar el ataque de los Pistons, que perdieron el decimoctavo partido de los últimos 21.

José Manuel Calderón, que se había perdido el partido anterior frente a los Celtics por molestias en el brazo derecho, volvió de titular y no pudo cambiar la dinámica. Jugó 27 minutos logrando 3 de 5 tiros de campo, repartiendo 4 asistencias, capturando 2 rebotes y robando 3 balones.

Por otro lado, Tim Duncan sigue mostrando toda su clase con 36 años y aportó 31 puntos y 14 rebotes para ayudar a los Spurs a derrotar por 99-97 a los Hawks. Este triunfo permite a San Antonio (57-20) volver a quedarse solo en el primer lugar de la Conferencia Oeste, con algo de ventaja sobre los Thunder (56-20), que tuvieron jornada de descanso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios