sevilla f.c.

Calma ante la inflación

  • Los altos precios solicitados por los jugadores que interesan de verdad ralentizan las negociaciones · El Sevilla, que no desea saltarse su línea presupuestaria, abre los frentes de mercado

Comentarios 8

El Sevilla no quiere que la cifra de seis millones y medio de euros, siete según algunas fuentes, que le ha costado Lautaro Acosta se convierta en la media del coste de los fichajes que aún necesita realizar. Tras firmar al jugador cuya posición quizás era la menos perentoria, aunque estaba en el perfil de los cinco puestos a reforzar, las negociaciones por los dos laterales, derecho e izquierdo, el medio centro y el central se han ralentizado debido a un factor externo que deberá combatir el club, la inflación que produce el conocimiento de que el Sevilla ingresará más dinero por Daniel, además del de Keita.

Pese a que varios de los precios que se han hecho públicos han bajado sustancialmente, lo cierto es que la inflación continúa ahí. Ayer, por ejemplo, el representante de Abdoulay Konko, Daniele Conte, aseguró en Canal Sur que la cifra que podría pedir ahora el Genoa por su jugador se ha rebajado de los doce millones iniciales hasta los ocho. Conte también reveló que el Sevilla tendrá dos duros competidores en la Roma y el Inter, aunque manifestó que el interés del lateral diestro es probar una nueva experiencia fuera del Calcio, y ahí toma ventaja el equipo nervionense.

No es el único caso de futbolistas que, aun viendo un sustancial recorte en su precio inicial, sigue siendo muy caro. Así, el Mallorca se ha fijado los ocho millones de euros también como la cantidad sobre la que negociar un posible traspaso de Fernando Navarro. Si el mercado español ya es caro, su participación en la inminente Eurocopa y el interés del Valencia han reforzado la postura balear. "Las cláusulas son altas y eso obliga a negociar un traspaso. Nuestra posición es fuerte y haremos valer a nuestros jugadores", ha comentado Pedro Terrassa, director general del Mallorca, cuyo presidente se dejó caer la semana pasada con un precio de doce millones. "El tercio de lo que piden por Daniel", llegó a decir Vicenç Grande.

Esa regresión en el precio también ha afectado a Romaric, principal aspiración del Sevilla para sustituir a Keita. Henri Legarda, presidente del Le Mans, ha mantenido un discurso duro, incluso chulesco, aunque en sus últimas declaraciones ya no veía como irrisorios los siete millones de euros que ofreció el Sevilla y sí las fórmulas aplazadas de pago.

Por ello, la dirección deportiva del Sevilla, en consonancia con la línea presupuestaria marcada por el consejo de administración, está abriendo el abanico de frentes en el mercado, para evitar que el club nervionense pague el alto impuesto de la imagen de buen gestor en su política de fichajes ante otros clubes. De ahí que ande ahora con más sigilo que nunca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios