Cambio de ciclo tras la quinta Davis en once años

  • Nadal, Ferrer, Feliciano, Verdasco y Costa ponen punto y final a una época plagada de éxitos tras conseguir cada uno tres 'ensaladeras' y no repetirán en 2012.

Comentarios 4

La gloria de la Copa Davis invadió de lleno a Rafael Nadal que, por primera vez en su carrera, acaparó el protagonismo exitoso en la competición tras lograr, ante el argentino Juan Martín del Potro, la quinta 'Ensaladera' para el tenis español, que asume desde ya un cambio de ciclo.

Cinco títulos en once años subrayan la hegemonía del tenis de la Armada en el ámbito internacional. Fruto del rendimiento de una generación tras otra, solapadas paulatinamente, para prolongar el dominio que en el 2000 reflejaron raquetas como Alex Corretja, Joan Balcells, Juan Carlos Ferrero y Albert Costa, hoy capitán del equipo español sin la continuidad asegurada.

El año olímpico, el futuro abierto del preparador y las sospechas alrededor de la pareja de dobles que han integrado Feliciano López y Fernando Verdasco, fijaron la caducidad de esta aventura en Sevilla.

Nadal, que nunca hasta la final del estadio de La Cartuja contra Argentina había disfrutado del honor de abrazar el punto definitivo, en el que se centran los focos, el que provoca la fiesta, confirmó que en el 2012 no disputará la Copa Davis.

Los Juegos Olímpicos son prioridad para el balear. "El año que viene voy a disputar los Juegos y en mi calendario no está incluida la Copa Davis. No hay tiempo. No sé lo que pasará después", indicó el número uno español en una rueda de prensa con sabor a despedida.

Nadal ratificó así el "fin de ciclo" con el que minutos antes había descrito David Ferrer la victoria contra Argentina. "Es difícil, muy difícil que volvamos a coincidir los cuatro jugadores de ahora -junto a Feliciano López y Fernando Verdasco-, en una Copa Davis. No lo veo posible", añadió.

Sevilla puso el punto y final a una época plagada de éxitos. El cuarteto se rompe después de que cada uno de ellos cierre el 2011 con tres trofeos de Copa Davis en la mochila. Ferrer, Verdasco y Feliciano comparieron las del 2008, en Mar del Plata, ante Argentina, y la del 2009, en Barcelona, frente a la República Checa. Nadal, ausente por lesión de la única conquistada hasta ahora a domicilio, la conocida como el marplatazo, estuvo, sin embargo, en la lograda en el 2004, junto a Juan Carlos Ferrero, Carlos Moyá y Tommy Robredo, contra Estados Unidos. También en Sevilla.

Los caminos transitarán por separado desde ahora. Aunque a buen seguro, alguno de ellos, sobre todo Nadal y Ferrer, compartirán concentraciones en años venideros, una vez traspasado el año olímpico, que ninguno quiere pasar por alto.

El estadio de La Cartuja evidenció el adiós del dobles. Feliciano López y Fernando Verdasco disputaron, a buen seguro, su último choque de Davis como pareja. Lo hicieron sin brillo muy a su pesar. Pero advertidos por los antecedentes. Después de una temporada sin éxitos en esta especialidad y amenazados, sobre todo, por el batacazo en Córdoba, en la semifinal contra Francia.

Los héroes de Mar del Plata, que lograron el punto definitivo en la final del 2009, ante la República Checa en el pabellón Sant Jordi, asumen resignados su nueva condición. Feliciano, el español que más finales de la Copa Davis ha jugado, cinco (añade la que España perdió en el 2003 en Melburne contra Australia), ya avisó tras el revés ante David Nalbandian y Eduardo Schwank, que probablemente ya no jugará más el dobles desde el 2012. Fue un adiós adelantado antes de una forzada despedida. Feliciano López, en un acto de honradez, quiso acaparar la responsabilidad de la derrota.

El tenis español contempla, exitoso y con el triunfo fresco, la llegada de nuevos retos.

Albert Costa, además, evitó aclarar el panorama sobre su futuro. Dio sensación de cansancio después de tres años en el cargo, con dos títulos en la Copa Davis. El capitán más premiado en este torneo de toda la historia del tenis de la Armada pidió tiempo para pensar. Pero sus palabras de agradecimiento revelaron cierta fatiga por el cargo. El presidente, Jose Luis Escañuela, desea mantenerle en el proyecto. Confía en el trabajo para el futuro. Sobre todo, ante la llegada del año olímpico, en Londres 2012, donde España tiene mucho que decir. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios