Cancellara revienta a Sagan

  • El suizo derrota en un gran final al eslovaco Boonen, por los suelos

Fabian Cancellara reventó a su peor adversario, Peter Sagan, en el último muro y conquistó por segunda vez el Tour de Flandes. Eran los dos favoritos y el abandono, por caída, del último ganador, Tom Boonen, convirtió la carrera en un mano a mano. Con mucho frío tomaron la salida los corredores para recorrer 256 kilómetros hasta Ourdenaarde. El sueño de Boonen, que aspiraba a convertirse en el primer tetracampeón, duró 20 kilómetros. Una caída lo obligó a abandonar.

Siete ciclistas escaparon en el ascenso al Taaienberg, a 100 kilómetros de meta: Bol, Rathe, Van der Sande, Morkov, De Troyer, Claeys y De Vreese. Cuando la ventaja se acercaba a los cuatro minutos, el Europcar echó abajo la fuga. En la siguiente participaron Kwiatkowski, Greipel, Sieberg, otra vez De Vreese y Tjallingii, que a 50 kilómetros del final tenían una renta de un minuto. Cancellara pinchó pero se reincorporó sin problemas al grupo.

Las duras rampas sobre el adoquinado del Kwaremont, a 40 del final, disgregó la escapada por delante y el pelotón por detrás. Kwiatkowski y Selvaggi, supervivientes, fueron capturados a 28 de meta por un primer quinteto formado por Roelandts, Offredo, Turgot, Hinault y Tjallingii.

El RadioShack de Cancellara trabajaba a fondo por atrás, con el QuickStep bien colocado con tres corredores arropando a Chavanel. Un nuevo paso por el Kwaremont dejó en cabeza a Roelants, pero la batalla se desarrollaba en otro lado. Cancellara apretó en el pavés y Sagan se pegó a su rueda. El gran duelo estaba servido. El suizo venía de adjudicarse la clásica E3 Harelbeke y el eslovaco llevaba seis victorias este año. Quedaba el Patenberg, a 14 del final, y Cancellara se exprimió a fondo para cobrar unos metros de ventaja, los suficientes para reventar al eslovaco. De ahí hasta la meta, interpretó su marcha triunfal en solitario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios