Cara y cruz sin la referencia

  • El Iberostar, que jugó la Copa, ha ganado dos partidos de 12 en toda la segunda vuelta.

Comentarios 1

Mucho se juega el Cajasol en San Pablo. La derrota frente al cuadro colegial  de la semana pasada hace que los de Aíto García Reneses no se puedan permitir más tropiezos. Y menos en casa, donde mañana recibe a un equipo que le pintó la cara en la ida que, aunque peligroso, tiene poco que ver con el de la primera vuelta. Casi es lo contrario que Estudiantes, pues el Iberostar vive tranquilo en mitad de la clasificación gracias a las rentas obtenidas en la primera parte de la Liga, tras la que acabó octavo, jugando la Copa del Rey, con nueve victorias y ocho derrotas.

Ahora, 12 jornadas después, es decimotercero con 11 triunfos y 18 partidos perdidos. Es decir, en la segunda vuelta ha cosechado dos victorias y 10 derrotas, un balance que sólo empeoran el colista Valladolid, al que curiosamente superó el pasado lunes, y La Bruixa d'Or, penúltimo clasificado, que sólo ha celebrado un triunfo. La clave del cambio está en la marcha del que era su mejor jugador en la temporada, Sekulic, fichado por el Fenerbahçe. El pívot se fue con 17,7 puntos de media, siete rebotes y 21,3 de valoración.

Pese a firmar a Papadopoulos, cortado por una lesión, Kickert y English, que han disputado los últimos cinco encuentros, el conjunto que dirige Alejandro Martínez no ha encontrado un líder sólido que reemplace el vacío dejado por el montenegrino. El canadiense, ex cajista, no ha encontrado la regularidad del año pasado con Estudiantes valorando negativo en dos de los cinco choques que ha jugado. Sin embargo, el escolta es un tirador peligroso que vendrá con ganas a Sevilla, donde no triunfó. Kickert, sin embargo, si está dando la cara en el aspecto reboteador, aspecto en el que junto a Sikma harán sudar a los interiores cajistas para no perder una batalla que será fundamental en el encuentro. Porzingis, tras inscribirse para el draft de este año, debe dar un nuevo paso adelante y demostrar que no va de farol ante rivales experimentados, mientras que Satoransky debe tomar de nuevo las riendas del equipo que soltó ante Estudiantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios