Cech, en el rival no hay dudas

  • "Es un placer jugar contra España, desde pequeño sueñas con enfrentarte a los mejores del mundo"

Lleva casco y guantes, mide casi dos metros y es deportista de la República Checa, pero no es jugador de hockey sobre hielo, el pasatiempo nacional. Petr Cech eligió ser portero de fútbol.

A sus 34 años, afronta ahora su quinto torneo internacional como portero titular de la República Checa y en sus manos está parte del destino de España, rival el lunes en el debut de ambas en la Eurocopa de Francia.

"Para mí es un placer jugar un partido contra España. Cuando eres pequeño sueñas jugar contra los mejores equipos del mundo", indicó el portero de Arsenal en Tours, la ciudad en la que República Checa prepara el duelo ante la defensora del título.

Con permiso de Tomas Rosicky, que ya tiene 35 años y una larga lista de lesiones, Cech es el alma de la actual República Checa y el nexo con la generación que en 2004 alcanzó las semifinales, aquella en la que brillaban jugadores como Pavel Nedved, Milan Baros o Karel Poborsky.

A pesar de sus 1,96 metros de altura, Cech se mueve con la agilidad de un felino y apenas tiene fisuras en su juego. Por eso vistió diez temporadas la camiseta del Chelsea y actualmente la del Arsenal, con el que logró el guante de oro de la Premier League en su primer año.

"Es un meta extraordinario, es nuestra estrella", indicó a Dpa el seleccionador checo, Pavel Vrba, en febrero. "Tiene mucha experiencia y puede darle al equipo más que ningún otro jugador a pesar de que juega de portero. Lo necesitamos".

Cech es el internacional checo con más partidos a sus espaldas (121) y si juega los tres encuentros de la fase de grupos de la Eurocopa igualará los 14 duelos en fase final del torneo de Poborsky, récord del país.

El arquero vivió el peor momento de su carrera en octubre de 2006, cuando sufrió una fractura de cráneo tras chocar con un rival en un partido de la Premier League. Después de ser operado, reapareció en enero de 2007 y desde entonces siempre juega y entrena con un casco especial que lo protege de los golpes.

Ante los medios se protege él solo y en una misma rueda de prensa puede responder en checo, inglés, alemán, francés y español. "Hasta luego, que vaya bien", se despidió el miércoles de los medios en Tours en castellano.

Cech, que debutó con República Checa en febrero de 2002, cuando tenía 19 años y nunca ha ganado un título con su país, pero con el Chelsea levantó una Champions, una Liga Europa y cuatro veces la Premier League.

El portero se hizo querer el miércoles en Tours después de la llegada de República Checa. Sobre el césped del Stade de la Vallee du Cher agarró un micrófono y, en francés, dedicó unas palabras a los 2.000 aficionados que se acercaron a ver el entrenamiento. Después estuvo más de diez minutos firmando autógrafos y acabó regalando sus guantes a un niño que se había lesionado el brazo en la grada.

Cech será el gran muro que tendrá que superar España en Toulouse si quiere arrancar con una alegría la Eurocopa. Aunque el portero apunta más al grupo checo que a sus guantes. "El partido de España no es Peter Cech contra el otro equipo, detrás mío está todo el equipo. Si no, no podemos hacerlo", concluyó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios