Chaparro: "Sé que me pasé y pido disculpas"

  • El entrenador del Betis admite que no estuvo correcto el miércoles al enjuiciar a la afición

Paco Chaparro no ha tardado ni veinticuatro horas en caer en la cuenta de que el miércoles por la noche se mostró quizá demasiado duro con la afición del Betis. El entrenador heliopolitano, como bético que es, se sintió más legitimado de la cuenta para dirigirse a los suyos y, como le duele la actual situación, renegó un tanto de la gente que fue al campo, sobre todo por el hecho de que llamase "mercenarios" a los futbolistas. "La afición bética nunca fue así", resumió Chaparro su enfado.

El técnico explicó su reacción y pidió disculpas a la afición heliopolitana por sus palabras. "Fue un calentón. No me controlé y dije cosas que no debía haber dicho, porque lo que yo no quiero es que se rompa es el trío que forman la afición, el equipo y el entrenador, porque eso sería sinónimo de que no nos íbamos a salvar del descenso de categoría", comentó en Canal Sur Radio el entrenador del Betis, quien reveló que un aficionado estuvo todo el partido insultándolo e incluso le agredió desde la grada con la salchicha de un bocadillo cuando apenas habían transcurrido unos diez minutos del mismo.

Chaparro es de los que piensa que la afición está harta de estar harta y ya arremete sin sentido contra todo, ya que hay que recordar que el famoso "Lopera, vete ya" también se oyó durante unos minutos de forma aún más mayoritaria que los gritos contra la plantilla que motivaron el pequeño desaire del entrenador. "Los aficionados están así porque llevan ya dos o tres años seguidos con malos resultados y siguen sacando su carné, aunque alguno ya ni vaya al fútbol porque no es capaz de aguantar tanto sufrimiento".

Lo que sí se afanó en dejar bien claro es que él, que es uno de ellos, no tiene nada en contra de la afición del Betis y que sólo quiere que haya unión. "Lo que sí vuelvo a decir es que necesitamos su apoyo. Mi intención no fue la de molestar a ningún bético y si alguien se ha sentido así, le pido disculpas", expresó.

Lógicamente, Chaparro se dio cuenta de su error, aunque llevase razón en varios argumentos, enseguida. "La verdad es que cuando llegué a casa y repasé lo que había dicho, me di cuenta de que me había pasado y que algunas cosas no debía de haberlas dicho", concluyó el entrenador del Betis, quien sigue siendo optimista respecto al futuro del equipo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios