China revalida su corona

  • Los campeones en Pekín renuevan su título tras dominar con holgura la final · Japón se lleva la plata tras una reclamación y Gran Bretaña logra el bronce un siglo después

China revalidó el título olímpico de gimnasia masculina por equipos tras dominar la final de Londres 2012 con holgura y beneficiarse además de los impensables errores de Japón y Estados Unidos.

La composición del resto del podio tuvo más misterio, porque los japoneses, que habían terminado cuartos, presentaron y ganaron una reclamación y se colgaron finalmente la medalla de plata.

Este cambio fue en perjuicio de Gran Bretaña, que aun así ganó un bronce que no conocía en la modalidad de equipos desde Estocolmo 1912, hace un siglo. El público del North Greenwich Arena acogió la decisión primero con enfado, pero aplaudió luego con deportividad a los subcampeones en el podio. Ucrania también perdió con la reclamación, al salir de las medallas. Estados Unidos, el mejor equipo en la fase de clasificación, no estuvo en ningún momento en la lucha por el podio y acabó quinto.

Es el tercer título olímpico de la gimnasia masculina china por equipos, después de los de 2000 y 2008. También tiene la corona mundial. Con Chen Yibing, Zou Kai -que ya estaban en el grupo campeón en Pekín 2008-, Feng Zhe, Zhang Chenglong y Guo Weiyang en su formación, China (275,997 puntos) impresionó nada más comenzar con su actuación en anillas. Chen Yibing mostró un dominio del aparato cercano a la perfección (15,800) y Guo Weiyang (14,566) asombró con un arriesgado montaje.

Tomaron el mando de la clasificación en la segunda rotación, con los saltos, y lo afianzaron en la tercera con las paralelas. Feng Zhe impactó con la lentitud y la perfección técnica de su ejercicio, merecedor de un 15,950.

En la barra fija fue Zou Kai el mejor, lo mismo que en el suelo (aparato en el que ganó el oro al español Gervasio Deferr en 2008). China llegó al ultimo aparato con 2,577 puntos de ventaja sobre Japón, con el que coincidía en el caballo con arcos. Le bastaba con no fallar.

Hasta entonces los japoneses habían estado notablemente mejor que dos días antes en la ronda de clasificación. Kohei Uchimura, triple campeón mundial individual, volvía a ser él mismo. Ya demostró al comenzar en anillas otras disposición, aunque Yusuke Tanaka y Koji Yamamuro aún le mejoraron. Todos clavaron la salida.

El salto les afianzó en las primeras posiciones pero les dejó la baja de Yamamuro, que fue sacado en brazos de la pista. En paralelas y barra Yusuke Tanaka volvió a tirar de su equipo. Fue su hermano Kazuhito quien dejó escapar la medalla de oro con una caída en suelo que les condujo al caballo con arcos ya sin posibilidades, y además con la obligada sustitución de Yamauro por el propio Kazuhito.

China no falló y nada más completar sus ejercicios comenzó a celebrar la victoria. Lo que no se esperaban los japoneses es que un error de puntuación en la última nota, la de Uchimura, les hiciese salir del podio. Aunque casi se cae de cabeza en la salida, el ejercicio del campeón había sido por lo demás muy correcto. El equipo presentó una reclamación contra los 13,466 que le habían dado y se los subieron hasta los 14,166.

Gran Bretaña vuelve al medallero por equipos exactamente un siglo después de Estocolmo 1912 y con el mismo metal, el bronce. La llegada de los Juegos Olímpicos a Londres ha supuesto para la gimnasia británica un salto de décadas, después de años en los que solo especialistas en algunos aparatos habían destacado en la competición internacional.

El equipo ya avisó con su victoria en los últimos campeonatos de Europa, pero un bronce en los Juegos parecía demasiado. Hoy se permitió el exceso, tras una apretada lucha con Ucrania. En la última rotación, cuando la presión era máxima, Daniel Purvis, Kristian Thomas y Max Whitlock aguantaron el tipo y adelantaron a los ucranianos, que actuaban en anillas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios