El Ciencias vuelve a ganar y está a un triunfo del récord

  • El liderazgo global de la categoría favorecería al equipo científico en el factor campo del 'play off'

El Ciencias Fundación Cajasol logró en el campo del Olímpico Pozuelo su vigésima primera victoria consecutiva y se encuentra a solo un partido de completar un pleno histórico: contar por triunfos todos sus partidos de la fase regular. El bonus ofensivo logrado gracias a otro marcador rotundo (19-39), además, garantiza al quince científico el liderazgo global de los tres grupos de la División de Honor B y, por tanto, gozar del factor campo en todas las eliminatorias por el ascenso.

Este dato aún no es matemático pero resulta virtualmente imposible que La Vila, en el único encuentro que resta por disputarse para la finalización de la competición de rugby, sea capaz de enjugar los 218 puntos de desventaja que tiene en el average general.

El encuentro frente al Olímpico respondió a los esquemas de toda la campaña: antes de la media hora, el Ciencias ya había logrado los cuatro ensayos que aseguraban la bonificación. Ahí es nada. Se trata de una muestra más del aplastante dominio que ha exhibido el equipo científico en la categoría durante toda la temporada, campaña en la que no ha tenido un rival digno de ser denominado con ese nombre y en la que sólo sería preciso observar las estadísticas para certificar el esplendor del Ciencias.

Durante el desarrollo del duelo sucedió un lance que, por extraordinario, cabe mencionar en esta breve crónica deportiva. El Ciencias llegó a ir por debajo en el marcador, lo que es una verdadera noticia. Ocurrió, concretamente, desde el minuto 13 al 21, periodo de tiempo en el que, insólitamente, los sevillanos bogaron con un 7-5 en contra jamas pensado por un adversario del Ciencias durante el ejercicio 2015-16.

El encuentro evolucionó del siguiente modo: Nacho Salazar abrió pronto el tanteo y aunque el apertura local, y he aquí el hecho noticioso, replicó enseguida al aprovechar una falla en la defensa azulina, antes de la media hora ya estaba decidido para el Ciencias el marcador (7-22), merced a tres marcas propiciadas por la veloz línea de tres cuartos visitante.

A partir de ahí, el encuentro decayó porque los equipos andan muy castigados a estas alturas de la temporada y nadie quería exponerse, de modo que toda la segunda fue un largo intercambio de ofensivas sin mucha mordiente ante defensas no demasiado agresivas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios