Cita histórica para el Bilbao

  • El cuadro vasco busca su primer título, con un billete para la Euroliga de premio, ante el Lokomotiv Kuban

El Bilbao Básket buscará ante el Lokomotiv Kuban ruso en el RTL Spiroudome de la ciudad belga de Charleroi (21:00) hacer historia logrando su primer título en la élite, el primer titulo europeo para Bilbao, y además, un billete para la próxima Euroliga, jugoso premio añadido para el campeón de la Eurocup que se decide hoy.

El equipo vizcaíno confía en dar continuidad a la buena temporada que está completando en el partido más importante de su historia, en lo profundo y poderoso de una plantilla con nueve hombres importantes y en una valiente e indomable manera de jugar que le ha permitido sobrevivir a sus peores momentos.

El Bilbao busca su primer título después de sólo 13 años de vida y el quinto trofeo de campeón para el baloncesto español en una competición que ya han ganado anteriormente el Real Madrid, Joventut y Valencia.

Lo hará frente a un conglomerado de estrellas que forman un poderoso quinteto inicial. Un cinco dirigidos por el greco-estadounidense Calathes, merecido MVP de la competición. Junto a él, conforman lo esencial de la comprimida rotación de Lokomotiv Kuban dos lituanos, Kalnietis y Jasaitis, dos americanos, Brown y Hendrix, y un serbio-australiano, Maric. El escolta salido esta misma temporada del Lagun Aro GBC Jimmy Baron y el resto de la plantilla, todos rusos, cumplen un rol más que secundario de unos compañeros que, salvo los dos pívots, acumulan prácticamente todos los minutos del equipo dirigido por el ruso Evgeny Pashutin, campeón ya de este torneo en 2011 con el Unics Kazan tras vencer al Cajasol.

Por el contrario, el Bilbao ofrece cantidad y variedad en su plantilla con dos bases de calidad como Zisis y Raúl López, y dos anotadores cualificados como el tirador Vasileiadis y el pívot Hamilton, ambos reconocidos en los dos mejores equipos de la competición. Con todo, la pieza del éxito vasco es el técnico Fotis Katsikaris, pero también Mumbrú, capitán dentro y fuera de la cancha, el guerrillero Roger Grimau o un multiusos Hervelle.

El efecto Miribilla de desplazará a Charleroi con una marea negra en torno a 2.000 aficionados. Esa circunstancia da más valor aún a un partido en el que el conjunto bilbaíno busca hacer historia y un billete para la Euroliga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios