Colleras desde Brasil

  • Renato coincidió con Deivid en el Santos de Robinho y de Diego, y Luis Fabiano fue compañero de Lugano en el Sao Paulo semifinalista de la Copa Suramericana

La exportación de futbolistas brasileños se ha multiplicado por mil en los últimos años y ya todos los equipos de nivel están cargados de jugadores nacidos en los diferentes estados de Brasil. Así, este Sevilla en el que Daniel, Luis Fabiano, Renato y Adriano forman la columna vertebral ha tenido que enfrentarse, por ejemplo, a un Shakhtar Donetsk cargado de cariocas, paulistas, mineiros y baianos. Como también lo están el CSKA de Moscú y este Fenerbahçe que será el rival en los octavos de final de la Liga de Campeones.

Además del entrenador, Zico, Edu Dracena, Roberto Carlos, Mehmet Aurelio, Alex, Vederson y Deivid nacieron en Brasil, mientras que el uruguayo Lugano y el chileno Maldonado pasaron mucho tiempo en los clubes más punteros del campeonato brasileño. No es extraño para nada, por tanto, que se hayan producido coincidencias entre futbolistas de uno y otro bando en alguna entidad brasileña, en este caso paulistas. Porque Renato era el líder de un Santos en el que brillaban con luz propia Robinho y Diego cuando el delantero Deivid fue contratado para suplir la ausencia de Ricardo Oliveira después del fichaje de éste por el Valencia. El segundo caso corresponde a Luis Fabiano, quien compartía el estrellato de un excelente Sao Paulo con un tal Kaká cuando llegó hasta el vestuario un joven central uruguayo llamado Diego Lugano.

Luis Fabiano recuerda que "también coincidí con Alex en la selección". Está claro que su compatriota recibe los primeros piropos del máximo goleador de la Liga española. "Alex tiene muchísima calidad", apunta antes de centrarse en su amigo Diego Lugano. "Es un buen defensa, pero nosotros tenemos nuestras posibilidades también para superarlo", advierte.

Luis Fabiano tuvo la oportunidad de abrazar al rubio central hace escasos meses, concretamente en el estadio Morumbi, donde ambos fueron compañeros, en las vísperas del último partido entre Brasil y Uruguay clasificatorio para el Mundial de Suráfrica 2010. Aquel día el delantero sevillista sacó a la seleçao de un apuro al marcar los dos goles del triunfo después de un partido con claro dominio de los charrúas. "Fue un partido distinto", recuerda el delantero, "pero yo lo conozco muy bien, él me conoce y va a ser una bonita pelea. Será un partido difícil, pero yo me siento con confianza, estoy en un momento muy dulce". Eso sí, Luis Fabiano insiste en que "somos muy amigos. Yo jugué una temporada y media con Lugano, ganamos el campeonato paulista y llegamos a semifinales en la Copa Suramericana contra River Plate".

Lugano, lógicamente, no oculta su temor al excelente estado de forma por el que atraviesa su ex compañero y lo admite: "Ya se lo he advertido a mis compañeros. Es uno de los peligros del Sevilla. Lo conozco bien. Es muy difícil de parar, tiene mucha potencia y define con las dos piernas. Además, cabecea también muy bien. Ya lo sufrí hace unas semanas en el Brasil-Uruguay. Tocó dos veces la pelota y ganó él solo el partido".

Más tiempo ha transcurrido desde el último encuentro entre Renato y Deivid. Ambos emigraron después de triunfar en un Santos con Robinho, Diego y Elano, entre otros. El sevillista recuerda aquellos tiempos de "2000 o 2001. Era muy rápido y tenía una finalización buena tanto con la izquierda como con la derecha, es un punta con gol y hay que tener mucho cuidado. Ahora juega por la banda, pero es muy dinámico".

Más allá del fútbol, Renato también rememora su relación con Deivid, "que era muy amigo mío, éramos dos chavales y bromeábamos mucho en los entrenamientos". El medio centro nervionense también coincidió "algunos meses" con Edu Dracena en las filas del Guaraní y lógicamente compartió sus tiempos de selección con Roberto Carlos o Alex. También Adriano estuvo con Alex cuando ambos fueron seleccionados para una Copa América, mientras que Daniel compartió vestuario en las selecciones inferiores con Edu Dracena. Mañana serán enemigos, porque, como dice Renato, "hay que pasar la eliminatoria para llegar lo más lejos posible y ojalá que la meta esté en Moscú, que es lo que quiere todo el mundo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios