BALONCESTO l Cajasol

Comas: "Si no estamos implicados es que somos un fraude"

  • El técnico aplica la motivación para levantar a unos jugadores no acostumbrados a "este tipo de guerras", sacar adelante al equipo y huir de la zona peligrosa

Comentarios 1

-Ha tapado bocas en un regreso un poco anómalo.

-Fue un orgullo volver. Siempre me he jactado porque he podido regresar a los sitios. Y que cuando la situación es complicada crean que tienes el crédito suficiente para sacarla adelante es un honor.

-Y encima cuatro victorias...

-Estamos en una situación como para que todos apretemos el culo. Ha habido un cambio de mentalidad porque el equipo estaba tocado. Es gente acostumbrada a otra guerra. Ellos no encajaban esa situación, no la entendían. Intentamos recuperar su autoestima y luego tratar de jugar al baloncesto; este equipo dejaba de jugar como tal y cada uno iba por su cuenta. Si somos capaces de jugar en equipo, aun con limitaciones, podemos sacar esto.

-¿No encuentra excesiva dependencia en el juego exterior?

-Sí, pero es que estamos muy acertados. El día que no lo estemos, trabajaremos atrás para encajar un número de puntos asumible. Llevamos cuatro triunfos de seis; si seguimos en esos porcentajes, estará muy bien, teniendo en cuenta que jugamos con seis de los ocho primeros. Hay un partido de alta trascendencia en casa de Estudiantes, que dice que está en crisis económica pero no para de fichar a jugadores, no será tan grave la situación. Y no podemos fallar en casa con Granada, Grupo Capitol, Menorca...

-Aparte de la táctica y la mejoría defensiva, ¿el crédito en la ACB puede ser la diferencia entre Magnano y Comas?

-Tengo mucho respeto por él y lo conozco desde hace muchos años, desde que vino semana y media a verme entrenar en el Baskonia. Me sabe mal que no le haya ido bien, tanto por él como por el club. Es el conocimiento de la Liga más que tácticas.

-¿Pagó la novatada?

-Sí, no conocer a cada señor que tiene sentado enfrente. Ahí tengo ventaja porque contra Aranzana habré jugado 25 partidos y contra Aíto, 75. Eso se nota. Y las características de los jugadores, cómo se juega. Tengo la experiencia de 750 partidos, son muchas guerras. Había sistemas de Magnano buenos, pero para la tipología de jugador que tenemos en la plantilla no eran adecuados algunos, como quizás buscar algunos alley oops. También hay que entender que hay un escalafón dentro de la plantilla, dónde queremos jugarla y quién queremos que se la juegue en los momentos calientes.

-¿Cree que Bennett es el alma del equipo?

-Elmer es el eje al que le puedo trasladar lo que pienso, con gran capacidad para entender al entrenador. Y lo será en el futuro. Es una extensión del entrenador en la pista. Además, tiene la autoridad moral del reconocimiento de los compañeros, saben quién es y cuáles son sus galones. Y cuando dice algo del juego le hacen caso, algo esencial para reconducir situaciones de partido. Poder comunicarte con el base con una mirada o un gesto es fundamental.

-¿Está muy descompensado el juego exterior y el interior?

-Tenemos un juego exterior muy válido. Somos una amenaza en el perímetro. Incluso Jesús Cilla nos da un plus en defensa cuando ha salido. Es cierto que no tenemos el típico pívot anotador y hay dificultades cuando los interiores del rival son versátiles, pero no estamos descompensados. Si queremos un cuatro para que nuestro juego interior meta 45 puntos en vez de 30, ahora no existe ese jugador. Este equipo está construido para estar arriba y ha demostrado que puede tener un balance del 66 por ciento de victorias. Estaría en el play off con estos números. Para el año que viene te puedes plantear qué quieres ser, pero éste no. Estudiantes ha fichado a Junyent, pero Junyents ya tengo y también Iturbes. Hablar de eso sólo vale en estos momentos para entorpecer la moral de mis jugadores. Sería un lamentable honor que estos nombres y apellidos tuvieran un descenso a sus espaldas cuando la mayoría son campeones de la Copa del Rey, la Liga, la Euroliga e historias de ese tipo.

-¿Y están los jugadores implicados para una situación que jamás han vivido?

-Es que no nos queda otro remedio. Si no hacemos eso es que somos un fraude. El club ha hecho un esfuerzo con muchos jugadores de esta plantilla. Hay dos puntos fundamentales que transmito. Si vienes de otras guerras a este club puedes hacerlo por muchos motivos, pero tu orgullo personal y tu prestigio tienes que defenderlos porque a nadie le deja intacto una mala temporada. Tienes que dar tu nivel como jugador e implicación para salvar primero tu cara, en plan egoísta, y dar el máximo. Y otra cosa es un punto de profesionalidad, cuando un club te paga tienes una obligación hacia ese club.

-Aunque ahora no es lo mismo que antes.

-Los colores no se sienten como ocurría hace muchos años. Ojalá tuviéramos los equipos de antes en los que se empezaba en infantiles y se terminaba la carrera deportiva en el mismo club. Eso ha pasado a la historia. Están Rudy o Ricky y poco más, porque no se irán de la Penya a otro club español y su salida será a la NBA. Esa implicación no es comparable a la del profesional, pero la profesionalidad indica que defiendo unos colores porque esos colores me pagan y también mi prestigio personal. No puedo arrastrarme por los campos llamándome Manel Comas. El día que me arrastre por los canchas de baloncesto y encadene derrotas sin ton ni son, siempre que supere un margen prudencial, dimito por no cumplir, pues mi vergüenza torera no me permitiría un número determinado de derrotas o no controlar algo que se me escapa de las manos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios