Daniel promete aprender de sus errores con las tarjetas

  • El lateral sevillista, dolido por haber perjudicado a sus compañeros, evitará amarillas por protestar

En más de una ocasión, Daniel ha dicho públicamente que está en constante aprendizaje. A sus 24 años, sabe que tiene margen, sobre todo en un aspecto negativo de su juego, la reincidencia en las tarjetas. Por ello, tras las expulsiones por doble amarilla en Villarreal y Almería, ayer realizó un sentido acto de contrición, si bien expuso sus matices.

"Estoy loco por que llegue el domingo, porque no me gusta estar sin jugar viendo a mis compañeros peleando y no poder echarles una manita, es lo más doloroso que hay para mí, tengo que aprender de esos errores para no quedarme fuera", comenzó diciendo Daniel sobre su vuelta al equipo.

El jugador bahiano prometió enmendar esos errores y sumarlos a su bagaje de experiencias: "Nunca pongo techo a mi mejora, a aprender, soy muy joven y todavía tengo que aprender muchísimo y ojalá que esto que me está pasando me sirva en el futuro, de los errores se aprende", añadió.

También analizaba si uno de los motivos por los que ve tantas tarjetas es por su actitud contestataria ante árbitros y contrincantes. "Quizás pueda ser uno de los motivos -reconoció-, a mí me gustaría ser el más tranquilo del mundo en esos momentos, pero no tengo sangre de cucaracha, me caliento muchísimo en los partidos y no me gusta perder nunca, pero hay que saber controlarse porque perjudicas el trabajo de los compañeros", dijo con humildad, antes de añadir: "Yo voy a jugar como habitualmente sin protestarle a nadie, y si me saquen amarilla que sea porque el juego lo requiera, pero no por protestar".

Además, Daniel tocó otros asuntos y rechazó que esté descentrado por no tener los cinco sentidos en el Sevilla: "Ya sabía que me iban a hacer esta pregunta, pero yo estoy tranquilo, porque sé cómo soy y si eso fuera así no sería Daniel Alves". Y también negó que al equipo le falta concentración, como repite Jiménez: "No, yo creo que falta de concentración no hay. Queremos ganar y hacer las cosas lo mejor que se puede, y a veces no sale; pero los profesionales no tienen falta de concentración".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios