David Prieto, de la gratitud a la esperanza

  • El central pide paciencia para Jiménez y espera cuajar en el primer equipo tras brillar el domingo

Comentarios 1

A sus 25 años, David Prieto está viviendo por fin el verdadero reconocimiento en el primer equipo del Sevilla, con el que ya debutó de la mano de Joaquín Caparrós antes de una nueva cesión la pasada temporada. Su caso es especialmente particular, pues tuvo que salir primero al Jerez (de los Caballeros) y posteriormente al Xerez (Deportivo) para regresar esta temporada a su verdadero hogar, donde ya lleva 14 años. Y ahora disfruta de su mejor momento. Ante el Villarreal cuajó un gran partido, algo que fue unánimente reconocido por primera vez, aunque él recordó otra presencia de forma especial: "En la Catedral ganamos al Athletic 1-3 y también fue un partido muy bonito, un gran encuentro". Fue el 24 de abril de 2005, el domingo después de Feria.

Tres años después, se apresta a disfrutar de la gran fiesta hedonista con la moral por las nubes, con una profunda sensación de gratitud hacia Manolo Jiménez, sobre el que pidió paciencia, y también esperanzado en cuajar definitivamente en el Sevilla. "Hay que pensar en esta semana y en seguir en la buena línea, haciendo lo que uno sabe, aprovechando todas las oportunidades que tenga y cuando acabe la temporada si hay opciones de quedarme, muy bien, porque ésta es mi casa y es la ilusión de toda la vida jugar en el equipo en el que te has formado y sientes desde pequeño", dijo el defensa sevillano, que cumple contrato en 2009 y espera retomar cuanto antes las conversaciones para su posible renovación con el Sevilla.

David Prieto fue preferido a Lolo por Jiménez para acompañar a Mosquera en los dos últimos partidos por ser un central de perfil zurdo. Antes, apenas aquel choque de Copa en Denia: "Ha sido todo muy repentino. La semana pasada, previa al Madrid, empecé a entrenar el miércoles y desde entonces he jugado dos partidos". "Por desgracia -añadió-, ha habido muchas lesiones que, sobre todo, se han cebado en la línea defensiva y el filial no está sólo para hacer un buen año en Segunda, sino para que cada vez que suba un jugador al primer equipo, responda bien".

En este sentido, mostró su gratitud hacia su mentor: "Es de agradecer la confianza del míster, no sólo conmigo sino con toda la cantera, porque aun habiendo perdido dos partidos consecutivos ha seguido apostando por gente del filial, por Fazio, Crespo o por mí. Hay que estar siempre muy agradecido en este sentido". Y también pidió paciencia hacia su labor: "Cogió al equipo a mitad de temporada y yendo como iba. No tuvo derecho a hacer una pretemporada... Por el míster no va a quedar, pues lo va a dar todo. Hay que ser pacientes porque los resultados llegarán".

Además, el canterano sevillista se mostró muy ambicioso con el próximo encuentro liguero en Palma de Mallorca, donde podría repetir como pareja de Mosquera. "Hay que salir a ganar en Son Moix, el domingo es una nueva final, aunque parezca un tópico. Hay que ir a ganar y esperar a lo que hacen los que están arriba. Mientras haya opciones de pelear por la Champions hay que pelearla y si no puede ser, hay que asegurar la UEFA", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios