Decisiones con o sin Torrot

  • De no haber un acuerdo antes del 30 junio el club resolverá igualmente la situación de Oriola o Miljenovic.

La irrupción (al menos pública) del Grupo Torrot no hace más que aumentar la fijación en una fecha para conocer el futuro del Baloncesto Sevilla: el 30 de junio. Mucho se jugará el club ese día, ya que es hasta entonces cuando los potenciales inversores cuentan con una opción preferente para hacerse con la entidad hispalense, aunque de no hacerse antes no quiere decir que el acuerdo no pueda cerrarse unos días más tarde.

Sin embargo, con o sin Torrot, el CB Sevilla deberá tomar decisiones, ya que los contratos y las cláusulas de varios jugadores cumplen y hay que tomar ciertas determinaciones claves en el plano deportivo para el equipo. Y es que hay jugadores a los que se les puede renovar automáticamente o resolver su contrato como son los casos de Miljenovic, Bamforth, Berni Rodríguez y Oriola, por lo que con el nuevo dueño o sin él habrá que resolver estas cuestiones importantes.

Por el escolta estadounidense no ha llegado al club oferta alguna de Turquía como esperaban sus agentes, por lo que renovaría automáticamente. Con el malagueño no habría problemas tampoco, ya que su sintonía es buena con los actuales dirigentes y ya sea en la pista o en los despachos, si el nuevo propietario no dice lo contrario, seguirá. No lo hará, ya que la idea del Grupo Torrot colocaría en la ciudad hispalense a un hombre de confianza que dirige todo el proyecto, no sólo el deportivo sino el empresarial, como ya hizo cuando adquirió la empresa Gas Gas, a la que también salvó de la liquidación, y dejará en principio hacer. 

Sí urge decidir con los otros dos. Sobre todo con Oriola, cuyo contrato se eleva a cantidades a las que el CB Sevilla no llegue y la idea es renovarlo a la baja, aunque habría que cortarlo. Es también la determinación que se baraja con Miljenovic, cuyo rendimiento ha estado por debajo de lo esperado y, en principio, no entraría en los planes de un equipo que ya cuenta con Radicevic y tiene la palabra de Hakanson, con el beneplácito del Barcelona, de regresar.

En cualquier caso, esta semana será clave. En los despachos, hay que esperar el paso que dé el actual propietario, ya que unas negociaciones que en mayo parecían cerradas se enquistaron con la línea de crédito de cuatro millones que el Grupo Torrot pedirá a La Caixa dentro de su plan de negocio y deportivo en Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios