CAJASOL | vivemenorca · la crónica

Desenlace de tragedia griega

  • Fallo No entraron dos triples de Kakiouzis para caer ante un ViveMenorca merecedor del triunfo en San Pablo Miedo El revés ante un rival directo pone contra las cuerdas al Cajasol

Comentarios 3

Tragedia habemus. O eso se barrunta por las caras de los jugadores del Cajasol cuando se marcharon al finalizar el choque. Derrota dolorosa contra un rival directísimo, un ViveMenorca que huye de abajo y deja a los hispalenses en una situación incómoda mirando lo que hagan los demás. El triunfo número 10 cayó de lado balear y los hispalense continúan con nueve. Menuda congoja. No mereció ganar el Cajasol, pero tuvo varios regalos de su oponente que le dieron vida hasta el último segundo, cuando Kakiouzis erró dos triples consecutivos que le hubieran dado la gloria. Tragedia, pues, griega y al Palau a sufrir y a ver qué pasa el domingo.

Amigos como amigos, pero la burra en la linde. Eso pensaron Manel Comas y Ricard Casas, amigos antes y después de que acabar el crucial duelo de anoche, el partido que daba la décima victoria a uno de los dos púgiles en acción, un respiro en las fechas que estamos, desde luego, para ambos, pendientes del furgón de cola con Estudiantes y Grupo Begar intentando reengancharse a la competición. Y como los dos se conocen bien, Casas le dio a Comas lo que menos quería en los dos primeros cuartos. Balones a los pívots. Qué fácil es el baloncesto cuando lo ensayado en las pizarras se ejecuta bien en la pista. Varda y Moss, sobre todo, apoyados algo por Shirley y Jesús Fernández, se merendaron por completo a los grandes cajistas, incapaces de verlas venir tanto cuando la bola la tenía un hombre alto visitante cerca del aro, como cuando jugaban por dentro.

Cimentó el cuadro visitante la renta de 10 puntos con la que se marchó al intermedio con ellos, haciendo daño en el punto flaco de los sevillanos toda la campaña. Para eso está el scouting, sí señor. Puntos de Varda desde el tiro libre y desde el triple, luego llegó Moss y se adueñó de la zona con sus movimientos y sus capturas ofensivas. Diez puntos el primero y 13 el segundo, más los 6 acumulados por Shirley y Jesús Fernandez da un total de 29 (de 45). Calabaza para el Cajasol. Encima metió Casas en la cancha a Guzmán para la última posesión y acertó en el triple sobre la bocina. Y Miles, camino del vestuario, bufando.

Los locales estuvieron concentrados al principio, pero Miles, que arrancó certero, comete locuras de principiante. Comas lo sentó. Probó intercalando a sus pívots para romper la dinámica ofensiva del ViveMenorca, pero nada de nada. La distancia se fue acrecentando, aun habiendo vivido por delante el Cajasol en los inicios, hasta la comentada decena. Si era una quimera llevarse el average particular antes del choque, apuntarse el triunfo se ponía cuesta arriba con 20 minutos por delante.

Muy despacio, con coraje más que con juego, el Cajasol fue menguando la distancia, aunque en la reanudación Stojic hizo un dos más uno que elevó el margen a 13. La reacción vino de la mano de Bueno, que después se autoeliminó nada más arrancar el cuarto final, con un alley-oop de mérito. Bennett sabía que tenía que ser él, como ante el Grupo Capitol, quien tirara del carro. No lo dudó y con sus puntos, triples y tiros libres, bajó a tres.

Ellis tampoco se encontró a gusto en este encuentro, como en el anterior choque, pero un dos más uno arrimó a dos en el inicio del cuarto periodo (58-60). Bueno hizo tres faltas en un minuto, que sumadas a las dos, lo mandaba fuera cuando estaba entonado. Un triple de Bennet posterior rebajó a uno el margen con San Pablo gozando dentro del sufrimiento: 61-62.

Pero en menos de dos minutos, con el base cajista pidiendo el cambio y aire, el ViveMenorca se disparó con un parcial de 0-8, estando Cazorla entre los protagonistas del despegue. Con nueve arriba, el rival se desquició también. El Cajasol estaba muerto, sin ideas ni planteamientos con los que romper la defensa menorquina. Entonces apareció un Kakiouzis implicado, corriendo, reboteando en ataque, y dejó al equipo local a uno antes de que Ellis adelantara a los suyos con dos tiros libres. El Cajasol no estaba al mando desde el minuto 6: 11-9.

Paró el juego Casas, daba entrada a Cazorla para defender y a los pequeños para atacar, confiaba en Stojic en los tiros libres y mantuvieron el tipo con canastón de Guzmán incluido. Después, con una posesión entera para empatar o ganar, llegó la tragedia griega con los dos lanzamientos desafortunados de Kakiouzis. Ojo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios