Dozier por delante de Buckman, salvo que el primero decida irse

Comentarios 1

La próxima semana será cuando seguramente empiece a planteársele un problema a la directiva del Cajasol. Brad Buckman dispondrá del alta médica y debe comenzar a trabajar con el resto del grupo después de padecer una lesión muscular que lo ha tenido parado durante más de un mes.

El club reaccionó rápido a la ausencia del ala-pívot, que vino a Sevilla con un contrato garantizado hasta final de junio. Entonces fichó a Robert Dozier, que ha demostrado en menos tiempo más aptitudes que el jugador de Texas. El cuatro de Georgia es del gusto de Aíto García Reneses, según ha comentado abiertamente el técnico en las comparecencias de prensa. Dozier acordó con la entidad hispalense una vinculación hasta la conclusión de la presente campaña, aunque con un par de detalles importantes. Tanto el Cajasol como el jugador cuentan con dos cláusulas en el contrato por la que podría ser despedido o marcharse sin indemnización, una a mediados de este mes y otra a mitad de enero. A pesar de que Dozier se encuentra cómodo en Sevilla, está abierto a escuchar ofertas, tanto de cualquier club de Europa como de la NBA.

En este caso, los Miami Heat, franquicia con la que hizo la pretemporada en su país, pueden estar interesados en recuperarlo y el jugador, que recientemente perdió a su padre, estudiaría seriamente el regreso a Florida si dispusiera de esa oportunidad.

Buckman también tiene atado el curso entero en Sevilla, pero si el Cajasol logra que Dozier garantice su continuidad aquí, se le buscará una salida que satisfaga a las dos partes. Aunque todo esto habrá que ir viéndolo a partir de la semana que entra, cuando Buckman tenga el alta médica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios