Zaragoza- Betis

Duelo de roles cambiados

  • Se desploma el Zaragoza y se acerca el Betis a la salvación tras un impensable cruce en las trayectorias de ambos equipos Ambición El Betis pondrá un equipo muy ofensivo con Sobis y Capi

Comentarios 4

En un estadio a reventar, con una afición comprometida para sacar a su equipo de la situación en que se encuentra, el Betis tropezará con un Zaragoza que anda protagonizando el rol que él desempeñaba hasta que un trianero llamado Paco Chaparro puso orden en su casa. Zaragoza-Betis de indudable calado y cita a la que el Betis acude sin grandes urgencias pero sabiendo que la salvación es conveniente agarrarla lo más pronto posible.

¿Quién lo iba a decir no hace demasiado tiempo? ¿Quién iba a imaginar que el partido de esta tarde en La Romareda iba a ser dramático para el Zaragoza y no para el Betis? Y es que esta tarde quien se juega gran parte de su futuro inmediato es el equipo local, ese que tiene un ataque compuesto por Diego Milito y Oliveira y una defensa que comanda Roberto Fabián Ayala desde el pasado verano, mientras que el Betis respiró con los dos triunfos consecutivos y le saca la friolera de cinco puntos al descenso y a su rival de esta tarde.

Tiene un tinte dramático para el equipo que adiestra Manolo Villanova tras haber sustituido a Jabo Irureta, que había suplido a Ander Garitano, a su vez sustituto de Víctor Fernández. Cuatro entrenadores y esto no ha terminado, que tampoco los números de Villanova son para tirar cohetes. Curiosamente, en este listado de técnicos, tres tuvieron vinculación con el Betis, Villanova como portero desde el 67 al 71, Víctor y Jabo como técnicos de reciente recuerdo, no demasiado bueno, por cierto.

El Zaragoza y el Betis han ido protagonizando una trayectoria que bien podrían reflejarse como en dos líneas que han venido a cruzarse cuando el tiempo apremia y los errores se agravan. Mientras que los maños no encontraron el remedio con la destitución de Víctor, la irrupción de Chaparro en el banquillo bético ha hecho de revulsivo primero y de confirmación más tarde de unos resultados óptimos que son frutos indudables de la competencia del trianero.

Pero vayamos a la objetividad de los números del rival del Betis esta tarde. Primeramente hay que destacar que resulta increíble que un equipo que ha marcado cuarenta y un goles se encuentre donde se encuentra. Sólo entre Diego Milito y Ricardo Oliveira han marcado más goles que el Murcia y el Levante, pero es que su balance defensivo lo descompensa todo, ya que su cifra de goles encajados, cincuenta, es la más alta de toda la Primera División. Ahora vayamos a la particularidad de sus números como anfitrión y esos no son muy deficientes, pero con la salvedad de haber empatado mucho. Ha jugado el Zaragoza quince partidos en La Romareda, ha ganado siete, ha perdido sólo dos y ha empatado seis. De aquí salieron con el rabo entre las patas Atlético de Madrid, Athletic Club, Levante, Sevilla, Murcia y Villarreal; se llevaron todo el botín Valladolid y Barcelona para que se firmasen tablas con Almería, Espanyol, Getafe, Mallorca, Valencia y Racing.

Y con La Romareda ya con el no "hay billetes" colgado de sus taquillas para un ambiente que se antoja enfebrecido, el Betis apostará por un proyecto de acometividad y de ambición. La baja de Rivera por unos problemas musculares va a cubrirla con Sobis para que Capi acompañe a Arzu en el doble pivote. Tendríamos, por tanto, un Betis compuesto por Casto en la portería, línea defensiva mediante Ilic, Juanito, Melli y Fernando Vega, doble pivote con Arzu y Capi, interlineado para Edu, Sobis y Mark González para que sea Pavone el referente más adelantado.

En la expedición es novedad Nano, que vuelve al equipo tras haber caído en Riazor a comienzos de curso con un destrozo de rodilla, el segundo que ha sufrido en defensa del pabellón verde, blanco y verde. Y entre los expedicionarios resalta Odonkor, un hombre que es mucho más que posible que tenga bastantes minutos de juego. Hace un tiempo primaveral en Zaragoza, pero el ambiente futbolístico está muy caldeado, tremendamente caldeado, ya que la situación de un equipo tan reforzado en el último verano es tan imprevisible como dramática.

Y esta dramática cita para la tropa local va a ser dirigida por un debutante en esta plaza. Es un colegiado de clara tendencia al caserismo y que jamás le arbitró al Real Zaragoza, se llama Francisco Javier Ontanaya López, es agente comercial y nació en Ciudad Real en noviembre del 74. Sí ha dirigido al Betis y con resultados dispares, pues, ambas en Heliópolis, triunfo sobre el Mallorca y derrota frente al Deportivo. La presión ambiental será tremenda, ya que a ver ¿quién iba a imaginarse una cosa así no hace mucho?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios