Echando cuentas

  • Un triunfo en Pucela, o incluso la derrota si pierde el Lagun Aro, certificaría la salvación cajista de una vez.

Comentarios 8

El triunfo de hace dos jornadas en San Sebastián dejó la permanencia prácticamente atada. Falta convertir lo virtual en realidad, pero no por eso el Cajasol debe inhibirse de la Liga y dar de nuevo una paupérrima imagen, falto de competitividad, como la que ofreció el sábado en el derbi ante Unicaja.

La derrota ante los costasoleños debe servir para espolear los ánimos de un Cajasol irregular que esta semana puede de una vez zanjar la deseada permanencia, ya sea por su éxito o el fracaso de otro, en este caso el Lagun Aro. Cuando restan apenas cuatro jornadas para el final de la fase regular, el cuadro hispalense aventaja al conjunto guipuzcoano, penúltimo -el colista Manresa ya está descendido- en tres victorias y el basketaverage. Ganando el sábado en Valladolid la salvación será matemática, un objetivo que también sellaría el equipo pucelano (empatado con el Cajasol en la clasificación) en caso de triunfo local y derrota donostiarra, puesto que los de Sito Alonso tienen el average a su favor con los vallisoletanos por un solo punto: 76-61 en el Polideportivo Pisuerga y 94-78 en el Donostia Arena 2016.

Al Lagun Aro no le queda otra que tirar de la calculadora y la épica, ya que su calendario no invita al optimismo. El sábado, 15 minutos después de que arranque el Blancos de Rueda-Cajasol, empezará su partido ante un Blusens que se está jugando clasificarse para los play off. Después le quedará visitar a un Gran Canaria que pelea por la misma meta que los gallegos, recibir al Barcelona y acabar la Liga, a domicilio, contra el Real Madrid. La esperanza es alcanzar al Valladolid o al Fuenlabrada (rival en el cierre de la Liga en San Pablo), que están a tres victorias y les gana el average a los dos. Sin embargo, una derrota con el Blusens podría significar el descenso esta misma jornada si el Valladolid y el Fuenlabrada (recibe al Caja Laboral) ganan.

La relajación por verse salvado antes de tiempo restó intensidad el pasado sábado a un equipo, el cajista, que ha conseguido buena parte de sus éxitos gracias a la lucha del minuto 1 al 40. Será la clave para ganar en Valladolid, donde tendrá la oportunidad de sellar la permanencia por sí mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios