Los datos

Efectiva en la cita decisiva

  • España se muestra más certera de cara a puerta que en el resto del torneo · Italia discutió la posesión de balón en el primer acto, luego tuvo que limitarse a seguirlo

Apareció la mejor versión de España en el momento más idóneo para convertirse en la primera selección capaz de cerrar el círculo victorioso de Eurocopa-Mundial-Eurocopa con éxito. Y lo hizo fiel a su estilo, con más posesión que su rival, aunque Italia, esta Italia de Cesare Prandelli que elude la idea de catenaccio, puede presumir de haber arrebatado el esférico a la tricampeona en la primera mitad (52%).

Lo que difirió ayer del resto del campeonato fue su efectividad de cara a puerta (dos goles en los tres tiros a puertas al descanso). El conjunto que dirige Vicente del Bosque se había plantado en la final con un promedio bajo de goles a favor (1,6), teniendo en cuenta el tiempo que pasa el balón bajo dominio español. Anoche en Kiev hizo cuatro goles en los nueve disparos (su media era de 9,8 por partido) que fueron entre los palos de la portería de Buffon.

Otro dato que deja a las claras la la superioridad de España: Casillas sólo recibió un gol en todo el campeonato (se lo hizo Italia en el partido de debut en la fase de grupos), lo que da muestras de la solvencia de una defensa liderada por Sergio Ramos y Piqué, que secaron a delanteros de la talla de Benzemá, Ribery, Cristiano Ronaldo, Balotelli o Cassano.

En un resumen en líneas generales de los primeros 45 minutos, se puede afirmar que Italia estuvo a la altura de España en todos los aspectos del juego, salvo en el marcador. Es más, por primera vez en toda la Eurocopa, la selección española no tuvo más posesión que su rival. Entre Pirlo, De Rossi y compañía, la azurra disfrutó del dominio de la pelota, con los mismos disparos a puerta (5) y fuera (3) que los de Del Bosque.

Correr detrás de la pelota desgasta, y mucho. Por eso, y a pesar de su buen papel en la primera mitad, Italia comenzó poco a poco a desinflarse, a acusar el cansancio. Más aún cuando Motta tuvo que retirarse en el minuto 61 lesionado y cuando Prandelli ya había realizado los tres cambios.

Ahí se acabó el partido, si no había acabado todavía. España comenzó a tocar, los tiros transalpinos sobre el marco de Casillas se esfumaron (sólo uno tras el descanso) y las llegadas de La Roja se hicieron constantes para plantarse en el minuto 90 con nueve disparos a puerta y cinco fuera.

El tercer título consecutivo de los de Del Bosque, además, deja multitud de datos, empezando por el técnico. El salmantino se convirtió en el único entrenador en la historia que ha ganado la Liga de Campeones de clubes y el Mundial y la Eurocopa de naciones. El 4-0 se convierte en la mayor goleada en un gran torneo internacional al superar, entre otros, el 3-0 con el que Francia venció a Brasil en la final del Mundial de 1998 y el 4-1 de Brasil a Italia en el del 70. Y la victoria llevó a España a sumar 11 partidos seguidos sin perder en la Eurocopa, récord histórico del torneo.

En el aspecto personal, el capitán de La Roja, Iker Casillas, se convirtió en el primer jugador que logra 100 triunfos con una selección y ya acumula 990 minutos sin recibir en las fases decisivas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios