Eficiencia por imaginación

  • El Murcia ha ido perdiendo gas en la segunda vuelta y se ha colocado en puestos de descenso · Alcaraz ha apostado por la veteranía y la fuerza en la medular

Cuando los resultados no acompañan a los equipos, sobre todo si éstos son modestos, los entrenadores deciden dar la autoridad dentro del campo a los futbolistas más experimentados, los que plasman su idea, punto por punto, en la hierba. Pero esta tendencia de los técnicos a tirar de los jugadores con más minutos a sus espaldas hace que se le cierre la puerta a otra clase de hombres con menos currículum o minutos, pero con algo diferente a sus compañeros como es la fantasía y la imaginación, cada vez más escasa en nuestro fútbol. La suplencia de Abel o De Lucas, por ejemplo, en detrimento de Movilla y Pablo García en el centro del campo es buena prueba de las opciones que tiene y elige Lucas Alcaraz.

Llega el Murcia acuciado por sus urgencias en la clasificación, donde se ha situado en descenso. No ganar hoy supondría un varapalo muy grande para el conjunto pimentonero y, además, dejaría casi sentenciado a Lucas Alcaraz, ratificado hace un par de días por su presidente, con todo lo que eso implica... Y eso que el Murcia había llevado hasta casi el final de la primera vuelta una trayectoria bastante positiva pese a tratarse de un club recién ascendido. Pero una racha tan negativa como es sumar un solo punto de 21 posibles es para echarse a temblar.

La buena imagen que dio el equipo murciano en la primera mitad de la temporada se debió, en gran parte, al sistema ideado por el entrenador granadino, que dejaba en el centro del campo a un solo pivote con dos cerebros por delante y otros dos futbolistas por banda. Con ese 4-5-1, el Murcia sumó buenos resultados ante equipos como el Real Madrid o el Racing en casa. Lejos de la Nueva Condomina, su triunfo más sonado fue en Valladolid (1-4). La apuesta de Alcaraz se ha trasladado al 4-4-2 con el objetivo de colocar la dupla de ataque formada por Baiano -baja hoy- y Goitom. El centro del campo se ha quedado para dos jugadores curtidos en mil batallas como Pablo García y Movilla.

sin balón

Todos los equipos que dirige Lucas Alcaraz se suelen distinguir por su buena colocación y ocupación de los espacios. Suele ser complicado meterle mano a este equipo cuando el marcador registra empate, y más aún si se tiene la mala suerte de que se ponga por delante en el electrónico. Uno de sus puntos débiles está en que encaja demasiados goles fuera de casa. Sólo ha sumado un triunfo como visitante. Además, es un conjunto bastante deficiente a la hora de defender las jugadas a balón parado.

con balón

Con el mencionado cambio de sistema y de jugadores que llevan la manija de los partidos, el Murcia juega con sus centrocampistas muy lejos de la portería adversaria, con lo que confía buena parte de su suerte a la inspiración de sus hombres de ataque. Los jugadores que se mueven por las bandas tampoco resultan decisivos en los partidos, por lo que acaba convirtiéndose en un equipo previsible y no muy difícil de defender.

lo mejor

Alcaraz asegura el orden.

lo peor

Está con el agua al cuello y le cuesta un mundo llegar arriba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios