real betis

Emana, cerquísima

  • El Betis y el Toulouse llegan a un principio de acuerdo para el traspaso por algo menos de siete millones de euros · Lopera pretende ahora que el camerunés rebaje su ficha para que le cuadre la operación

Comentarios 7

El Betis dejó ayer prácticamente atado el fichaje de Achille Emana, quien se convertirá, si nada se tuerce en los próximos días, en el segundo refuerzo para el equipo que dirige Paco Chaparro tras el turco-brasileño Mehmet Aurelio, que ayer regresó a su país tras firmar el jueves su contrato en la calle Jabugo.

La esperada cumbre en Toulouse se produjo ayer y, además, fue a varias bandas, ya que en la capital del Alto Garona se dieron cita el representante del futbolista camerunés, Sebastien Thierry; Miguel Saavedra, el agente español que la semana pasada dejó ultimado con el Betis el contrato del jugador, y el director deportivo del Betis, Manuel Momparlet, quien telefónicamente estuvo en todo momento en contacto con Manuel Ruiz de Lopera.

Primero se reunió Thierry con Ali Rachidi, director deportivo del Toulouse, y luego fue su homólogo verdiblanco quien hubo de ajustar la oferta que su club había realizado semanas atrás y que era de 6 millones de euros. Dado que las pretensiones del club francés eran de 8 millones, en el punto medio hallaron la virtud y el traspaso se cerraría por algo menos de 7 millones.

En principio, las reuniones finalizaron anoche y Manuel Momparlet regresa esta mañana hacia Sevilla, desde donde continuarán las negociaciones vía telefónica y se rematarán mediante fax, toda vez que las formas de pago y las garantías bancarias aún no han quedado del todo definidas. Son los flecos que podrían frenar una operación que lleva muy buen camino tras el principio de acuerdo de ayer en las condiciones más generales.

En cualquier caso, Lopera, que había previsto un desembolso global de unos 10 millones de euros en la operación por Emana, trata ahora de que el futbolista rebaje la ficha pactada entre Saavedra y Momparlet la semana anterior en Sevilla, cuando acordaron un contrato por cinco temporadas. Aunque el interés del futbolista por vestir de verdiblanco es exagerado, a su representante no le ha gustado nada la insinuación que le hizo llegar ayer el Betis, ya que lo considera poco serio.

Emana, por su parte, se ha mostrado muy ambicioso en sus pretensiones y todo hace indicar que la cláusula de rescisión no será muy elevada, ya que espera hacer uno o dos años muy buenos en el Betis y despertar la atención de un grande de España, que es su sueño último. Ayer, en Francia, comparaban un poco esta situación con la del ya barcelonista Keita, quien por una cantidad ajustada a mercado de 15 millones de euros pudo dejar el Sevilla.

Sí está claro que, tras la cumbre de ayer en Toulouse, todo queda en manos de Lopera. Si sus garantías de pago satisfacen al club galo y no enfada en exceso a Emana, éste será el segundo fichaje.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios