Y España bajó de los cielos

  • Las tres derrotas que marcan el fin de ciclo de la selección fueron similares: Holanda, Chile e Italia vencieron a los de Del Bosque con defensa de tres centrales, mucha organización, presión asfixiante y capacidad de sorpresa

España elevó su nombre a los altares del fútbol con dos Eurocopas y un Mundial entre 2008 y 2012, pero la selección de Vicente del Bosque amaneció este martes con la amargura de no sentirse ya entre las mejores del mundo.

"Hay que ser realistas, no tenemos el nivel que teníamos hace unos años cuando éramos campeones de Europa y del mundo", dijo Gerard Piqué el lunes por la noche en París después de que España cayera 2-0 ante Italia en los octavos de final de la Eurocopa. "El nivel no es el mismo, hay que aceptarlo". Ninguna selección permanece inalterable al paso del tiempo y el éxito nunca es eterno en el deporte, pero ¿qué pasó en España para que su nivel cayera drásticamente?

Vicente del Bosque, sin plan B

Las tres derrotas que marcaron el fin de ciclo fueron similares: Holanda, Chile e Italia vencieron a España con defensa de tres centrales, mucha organización, presión asfixiante y capacidad de sorpresa. Ante esa situación, Del Bosque no encontró soluciones tácticas y el estilo de juego y posesión resultó poco eficaz. "Hemos estado demasiado pendientes de lo que hacían ellos", lamentó Andrés Iniesta la primera mitad ante Italia. Ni él ni David Silva, Sergio Busquets o Cesc Fábregas supieron leer el encuentro. "Aunque lo habíamos preparado, equipos así siempre nos crean muchos problemas. Nos pasó contra Holanda en el Mundial y ahora con Italia", señaló Juanfran.

Sin las dos 'x' todo más difícil

La catalogada como "dulce transición" en el fútbol español evidenció que no hay (quizás ni habrá) dos jugadores como Xavi Hernández y Xabi Alonso. Retirados de la escena internacional tras Brasil 2014, su inteligencia, el saber elegir siempre el buen pase y su carácter fueron fundamentales en los títulos. España sigue teniendo buena cantera de centrocampistas y sus futbolistas tienen calidad y reputación internacional, pero por el momento no se atisban dos "cerebros" como los de Xavi y Xabi. "O el estilo con el que encontramos nuestro lugar en el mundo ha caducado o se han acabado los futbolistas capaces de lucirlo", analizó el diario As. Posiblemente la única buena noticia que recibió España en la Eurocopa fue Álvaro Morata, el delantero que tanto tiempo llevaba buscando Del Bosque. Del resto de debutantes en un gran torneo apenas se pueden sacar conclusiones.

La sensación de gobierno y autoridad, agotada

España dominó la posesión en los cuatro partidos de la Eurocopa, pero ante Italia y Croacia dejó por momentos la impresión de descontrol absoluto. Además, evidenció tener una mandíbula de cristal cuando los encuentros se ponen cuesta arriba. "Quizás esto haya servido para ponernos en nuestro sitio, el pensar que ya no somos los favoritos. Tenemos nivel para competir y ganar, pero tenemos que mejorar mucho de cara a Rusia", señaló Piqué. De acuerdo a sus palabras, España ya no se siente favorita. No se siente la mejor. Y siente que los rivales actúan en consecuencia.

La selección española se derrumbó ante Italia después de la primera ocasión de los azzurri y le costó una hora recuperarse. "En los dos últimos torneos no hemos estado al nivel de las mejores, esa es la realidad. Para mí España es la mejor del mundo, pero a niveles de competición no lo estamos porque los mejores son los que llegan a las finales y las ganan", indicó Juanfran.

Los detalles ya no sonríen

En el camino a los tres títulos que conquistó entre 2008 y 2012, España siempre tuvo esa pizca de suerte necesaria. En la Eurocopa de hace ocho años ganó a Italia en la tanda de penales en cuartos de final y en la de 2012 superó a Portugal también desde los 11 metros. En el Mundial 2010 Iker Casillas detuvo un penal en cuartos contra Paraguay en el minuto 59 cuando el marcador era de 0-0 y después salvó un mano a mano con Robben en la final con la uña del pie, literalmente.

En Brasil 2014 y Francia 2016 todo se volvió en contra, incluso esos elementos aparentemente intrascedentes. En Curitiba, en el debut de España en el Mundial David Silva falló en el minuto 43 un mano a mano que habría significado el 2-0 y en la jugada siguiente llegó el primer gol de los cinco que lograría Holanda.

En Francia 2016, Sergio Ramos erró un penal ante Croacia que habría enviado a España por el lado aparentemente más asequible del cuadro. Ramos falló con 1-1 en el marcador y los croatas marcaron el gol de la victoria en una contra y tras un rebote en Gerard Piqué a tres minutos del final. La derrota envió a España al fatídico cruce con Italia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios