sevilla f. c.

Excesivo baile de parejas

  • Hasta diez dúos han formado en el centro de la defensa del Sevilla en Liga · Mosquera junto a Escudé, lo más fiable

Comentarios 6

Pese al balsámico triunfo del domingo frente al Levante y al buen recorte del Sevilla con la cuarta plaza -dos puntos de ventaja le lleva el Atlético de Madrid-, el equipo de Manolo Jiménez sigue transmitiendo una sensación de inseguridad atrás que ha llegado hasta la grada, donde los murmullos eclipsan los cánticos de aliento. Muchas pueden ser las explicaciones y las opiniones acerca del mal de este conjunto en su línea de atrás, aunque parece evidente que utilizar hasta diez parejas de centrales distintas en 27 jornadas de Liga no es la mejor forma de transmitir tranquilidad a la defensa y, en consecuencia, al resto del equipo.

Cinco defensas centrales tiene el Sevilla en su primera plantilla. Contando la baja de Javi Navarro desde el arranque de temporada, los técnicos nervionenses sólo han podido contar con cuatro para la mayoría de los encuentros (Escudé, Dragutinovic, Mosquera y Boulahrouz), aunque las lesiones y la participación de Drago en el lateral zurdo abrieron de par en par las puertas a Fazio del primer plantel. En las últimas semanas ha sido Lolo el que ha entrado en las listas y, de vez en cuando, en la hierba bajo la supervisión de Jiménez. Con lo que nos da a seis futbolistas y hasta quince combinaciones diferentes. De esas quince han sido utilizadas diez y los resultados están a la luz.

La mejor pareja del Sevilla ha sido hasta la fecha la formada por Aquivaldo Mosquera y Julien Escudé. Los números del colombiano y el francés en la competición doméstica arrojan que el Sevilla ha logrado seis triunfos en ocho partidos. La derrota frente al Espanyol de la primera vuelta, en la que Mosquera sólo participó durante los primeros 45 minutos, y el doloroso tropiezo en el Alfonso Pérez de Getafe, donde también fue sustituido el colombiano, son el punto negro de un dúo al que Manolo Jiménez se ha agarrado para lograr el despegue sevillista en Liga. Sólo las rotaciones con las miras puestas en la Liga de Campeones rompieron esta pareja por una, a priori, de más nombre como es Escudé y Dragutinovic.

El galo y el serbio han jugado sólo un partido de Liga juntos (frente al Barcelona en el Pizjuán) y los dos de la eliminatoria ante el Fenerbahçe. El experimento de los dos zurdos salió cruz y ahora el entrenador del Sevilla anda dándole vueltas a qué jugadores colocar en una posición tan duramente cuestionada.

El capitán del conjunto nervionense, Javi Navarro, es muy probable que ya no dispute ni un solo minuto de Liga. Su recuperación va muy lenta y, aunque pudiera utilizar su rodilla con normalidad en pocas semanas, sólo el hecho de coger el ritmo de competición de sus compañeros le llevaría un tiempo que este año la Liga no tiene por la Eurocopa. Sin la contundencia del valenciano atrás y la seguridad que transmite su simple presencia en el césped, Jiménez necesita, al menos, que los centrales defiendan lo defendible y no generen en el equipo la inseguridad que se está viendo, sobre todo en las últimas citas del equipo de Nervión. Con los datos en la mano, el preparador de Arahal tiene su elección al alcance de la mano, aunque la presión popular en contra de Mosquera puede tener su valor.

Dentro de este análisis del centro de la defensa del Sevilla, capítulo aparte merece el holandés Boulahrouz. El central cedido por el Chelsea no pisa el terreno de juego desde la jornada décima frente al Atlético de Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios