Felicidad tras la tensión

  • El Helvetia mantiene la categoría con su agónico triunfo ante el Portuense

Los jugadores del Helvetia Rugby soltaron un grito de alegría al final del último encuentro de liga al derrotar al Atlético Portuense por 18-14, sumar cuatro puntos y garantizarse un año más jugar en la División de Honor B, pues gracias a la victoria superaron en la clasificación al Ingenieros Industriales, que cayó el sábado ante el CAU Valencia, y terminaron en la octava plaza. Ahora deberán los sevillanos jugar un último cruce, que quizás sea a partido único, frente al CRAT Coruña, que quedó en la misma posición en el grupo A.

El choque entre hispalenses y gaditanos fue emocionantísimo. El Atlético Portuense, echando mano de su velocidad con los centros y los alas, además de aprovechar la ansiedad local, dominó en la primera parte y se llegó a colocar 0-11merced a los golpes de De la Cueva y al ensayo de Sergio Gaztelu. Sin embargo, la tarjeta roja al primero en el minuto 30 dejó a los visitantes con uno menos para el resto de la contienda.

El Helvetia empezó a controlar el choque en el segundo tiempo y también supo sacar un gran rendimiento a la expulsión temporal de Gandullo a final de la primera parte, pues los gaditanos jugaron 10 minutos con dos menos. Recortó el marcador a 10-11 el quince de Juanlu Beltrán con dos ensayos de Murados en los minutos 42 y 46, apretando el tanteo con mucho tiempo por jugar aún. Sin embargo, un golpe de Gálvez dio un margen de cuatro puntos al Portuense con 30 minutos por delante.

Las melés y las touches eran de color local, aunque el Helvetia no materializaba en puntos su fortaleza en las fases estáticas. En el 53, Murados, con un puntapié, dejó de nuevo a uno a los visitantes (13-14), pero durante 20 minutos no consiguió ensayar el conjunto local, manteniéndose la incertidumbre, ya que con este resultado estaba abocado al play off de descenso. No obstante, una marca de Manu Domínguez a menos de ocho minutos para el final otorgó el definitivo 18-14 que hizo estallar de alegría el campo de la Cartuja, que disfrutará otra temporada más del Helvetia en la segunda categoría del rugby nacional.

El balance de la temporada de los hispalenses es optimista de cara al futuro, debido a que cuenta con varios juveniles de mucho nivel que ayudarán mucho el próximo curso, como son los casos de Quesada, Picabea, Forte… El mayor bache del Helvetia fue a partir de Navidades, aunque el quince de Beltrán ha acabado entonado la presente campaña y ha podido salvar su puesto en la División de Honor B.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios