Festín del Sevilla Atlético para mirar hacia arriba

El Sevilla Atlético se siente muy cómodo jugando en la ciudad deportiva, donde consiguió la sexta victoria consecutiva como local al golear al Puertollano, que la temporada pasada también se llevó cinco goles, en un gran encuentro. El filial ofreció una grata imagen ante su público, con un fútbol brillante que durante muchas fases del partido desarboló al equipo de Manolo Zúñiga, del que se esperaba mucho más. Ahora, el filial debe prestar toda la atención a los partidos a domicilio, pues el hecho de que aún no haya ganado lejos de casa le imposibilita estar en la zona noble de la tabla.

Salió frío el equipo de Ramón Tejada, pero en apenas un cuarto de hora calentó motores para decirle al rival que los tres puntos se iban a quedar en casa. Así, en el minuto 15, Hiroshi perdonó solo ante el meta Limones en una clarísima ocasión, aunque se desquitó poco después con el 1-0 al cabecear a gol, en el primer palo, un saque de esquina botado por Alberto. El tanto supuso un duro golpe para los azulinos, que solamente tuvieron una oportunidad para haber empatado antes del descanso. Sin embargo, Guerra, con todo a favor, cruzó en exceso la pelota ante Sergio Rico.

Con el paso de los minutos, los pupilos de Tejada adelantaron las líneas para presionar y eso le creó muchos problemas al Puertollano, que se sintió muy incómodo a la hora de elaborar el juego desde atrás. Así llegó una clarísima oportunidad para los sevillistas al filo del descanso, enganchando Hiroshi, capaz de lo mejor y lo peor, un tremendo disparo, desde la media luna del área, que obligó a Limones a realizar la mejor parada del encuentro. Fue un aviso para lo que le esperaba a los visitantes en el segundo acto, donde emergió la figura de Luis Alberto.

Después de una irregular primera parte, el futbolista de San José del Valle ofreció su mejor versión. De esta forma, en el 47, un pase suyo dejó a Hiroshi solo ante Limones, pero el atacante nipón volvió a fallar. Más fortuna tuvo, a renglón seguido, Jozabed, que culminó su buena actuación con un lanzamiento, desde fuera del área, que acabó en gol tras tocar el balón en Checa, quedando descolocado el guardameta visitante. El linier levantó la bandera señalando fuera de juego de Hiroshi, pero el colegiado, acertado, dio el gol por válido pese a las protestas de los de Zúñiga.

El 2-0 elevó aún más la moral de un Sevilla Atlético que, en el minuto el 57, dejó sentenciado el choque con el tercero, obra de Alberto, que aprovechó otra sensacional asistencia de Luis Alberto para batir por bajo a Limones. A partir de ese momento, el cuadro puertollanero se fue al ataque a la desesperada y rozó el gol en un doble remate de Carrascosa que salvó Sergio Rico y en un disparo de Pizarraya que se marchó rozando el poste izquierdo de la portería de Sergio Rico.

No obstante, el Sevilla Atlético siguió sin levantar el pie del acelerador y acabó goleando a un voluntarioso oponente. Jairo Caballero hizo el cuarto al aprovechar otro pase de Luis Alberto y Tano cerró el marcador con un buen gol. Tras el pitido final, la parroquia sevillista despidió a los suyos con una merecida ovación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios