Festín de goles para un reparto de puntos

Es infrecuente que un partido de waterpolo registre 32 goles de una tacada. Fue lo que sucedió ayer en las instalaciones de Montequinto, donde el Dos Hermanas y el Rubí se dieron un festín de goles para acabar empatando a 16 y repartiéndose los puntos.

El equipo nazareno llegaba de cerrar con victorias sus últimos dos encuentros en casa, pero no pudo hacer lo mismo ante un Rubí instalado en una privilegiada segunda posición. Meritorio punto sumado por el Dos Hermanas, al que sólo le sirven ya los triunfos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios