Francia impondrá un impuesto del 75% a los clubes de fútbol

  • La nueva tasa, que deberán pagar las entidades, afecta a todas las compañías que paguen más de un millón al año a sus empleados.

Comentarios 1

Los clubes de fútbol franceses que paguen más de un millón de euros a sus jugadores tendrán que hacer frente a un impuesto del 75 por ciento, según anunció en París el Gobierno galo. "(El impuesto) involucra a todas las compañías que pagan más de un millón de euros al año a sus empleados", señalaron fuentes del gobierno francés, que posteriormente confirmó oficialmente a medios locales la decisión.

El Gobierno socialista francés reaccionó así a las declaraciones aparecidas en Le Parisien en las que el presidente de la Federación Francesa de Fútbol (FFF), Noel Le Graet, aseguraba que el deporte y sus clubes no se verían afectados. Dijo que habló con el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, y aseguró que éste fue "muy claro" en cuanto a que "sólo las grandes compañías serán gravadas". "Los clubes de fútbol están consideradas como pequeñas y medianas empresas. Por ello, no serán gravadas con la tasa del 75 por ciento". Fuentes gubernamentales explicaron que la reunión entre Le Graet y Ayrault tuvo lugar antes de que el Tribunal Constitucional anulara el proyecto inicial del controvertido impuesto, lo que obligó al Gobierno a incluir a los clubes de fútbol dentro del grupo de pequeñas y medianas empresas.

El presidente francés, François Hollande, anunció la semana pasada que el impuesto del 75 por ciento a las rentas más altas lo pagarán las empresas y no los trabajadores. Al trasladar la responsabilidad a los empleadores, el gobierno socialista pretende cumplir su promesa de campaña de gravar con impuestos más altos a las grandes fortunas. La medida provocó que algunos de los trabajadores con rentas más altas, como el actor Gerard Depardieu, huyeran al exilio.

Sin embargo, el impuesto continúa generando controversia. "(El impuesto) no es bueno para el fútbol francés", criticó declaraciones a la radio France Info el presidente del Paris Saint-Germain, Nasser Al-Khelaifi, uno de los mayores perjudicados por la nueva ley. El jeque qatarí adquirió el club francés en 2011 mediante un fondo de inversión de su país y gastó una fortuna en fichajes como el de Zlatan Ibrahimovic o David Beckham, cuyos sueldos superan con creces el millón de euros. Según los medios, el delantero sueco cobra 15 millones de euros netos anuales.

Frederic Thiriez, presidente de la Liga de Fútbol de Francia (LFP), advirtió que los clubes franceses ya están siendo "estrangulados" por cargas sociales. "Con los costos alcanzando niveles delirantes, Francia perderá a sus mejores jugadores, la capacidad de nuestros clubes para competir en Europa caerá en picado y el Estado perderá a sus mejores pagadores de impuestos", señaló Thiriez en la página web de la Ligue 1.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios