Octavos de final

Francia contra la revancha

  • Los galos llegan a la hora de la verdad ante una Irlanda que no olvida.

La selección francesa afronta hoy el primer partido a vida o muerte en su Eurocopa y ante un rival, Irlanda, que busca revancha siete años después de la famosa mano de Thierry Henry en la repesca del Mundial 2010.

La anfitriona del certamen ya no se podrá permitir ningún error y, tras una fase de grupos con luces y sombras, tiene el reto de enganchar a una afición que sueña con levantar otro título en casa, como ya ocurrió en el Mundial de 1998.

"Las eliminatorias dan más emoción, pero no es algo que nos vaya a cohibir o que nos haga más frágiles. Es como si empezara ahora un torneo nuevo", dijo ayer el seleccionador francés, Didier Deschamps. "Es un partido del K.O., lo que significa que o avanzas o quedas eliminado", añadió el técnico galo.

Francia es la gran favorita del duelo. Por sus jugadores, por su condición de anfitriona y por haber superado la fase de grupos con siete puntos y sólo un gol en contra. Irlanda, por su parte, necesitó un gol agónico de Robbie Brady para clasificarse como una de las mejores terceras.

El partido que se jugará en Lyon trajo el recuerdo la mano de Henry de 2009, cuando Francia eliminó a Irlanda en la repesca para el Mundial de Sudáfrica 2010 tras la polémica acción. El delantero controló la pelota con la mano en la prórroga y cedió para que William Gallas marcara a placer. "Los irlandeses no lo han olvidado", dijo Gallas, que hoy estará en las gradas de Lyon presenciando el partido. "Va a ser un duelo intenso", añadió a la edición de ayer de L'Equipe.

"Por supuesto que hemos hablado de eso, pero no creo que vaya a tener ninguna influencia cuando salgamos a jugar", dijo el seleccionador de Irlanda, Martin O'Neill.

Algunos de los actuales futbolistas de Irlanda sufrieron en su propia piel aquella eliminación. "Yo estuve ahí", recordó el veterano Robbie Keane. "Pero no voy a pensar un segundo en ello. ¿Qué pasaron, siete años? Tenemos que dejarlo pasar".

La palabra revancha fue utilizada en los últimos días por hinchas y medios de comunicación. Pero Deschamps no quiere saber nada de eso. Prefiere pensar que tiene a todos los jugadores a su disposición, incluido el astro Paul Pogba.

"Paul tuvo un primer partido difícil, pero después, cuando entró en el segundo, tuvo un gran impacto y lo hizo bien", resaltó Deschamps sobre la figura francesa, una bestia que aún no despertó en el torneo. "Siempre hay mucho ruido alrededor suyo, pero todavía es joven y ocasionalmente necesita un poco de calma".

Se espera que Deschamps repita el once titular de la jornada inicial, con Pogba y Griezmann en lo más alto del cartel, ayudados por Payet y Giroud en el ataque.

Es la primera vez que Irlanda pasa de la fase de grupos en una Eurocopa. Y O'Neill se quejó de que los irlandeses tuvieron tres días menos de descanso que los anfitriones. "Me parece una cantidad de tiempo desproporcionada", dijo el técnico. "Puede ser algo muy, muy importante". Y es que el juego irlandés es muy físico: luchar, luchar, correr y correr.

Francia: Lloris; Sagna, Rami, Koscielny, Evra; Pogba, Kante, Matuidi; Griezmann, Giroud y Payet.

Irlanda: Randolph; Coleman, Duffy, O'Shea, Ward; Whelan, McCarthy, Hendrick, Brady; Hoolahan; y Long. Árbitro: Nicola Rizzoli (italiano). Estadio: Parc Olympique Lyonnais (15:00).

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios