Froome avisa de cara al Tour

  • El británico se llevó la general y Contador, pese a sus ataques, fue quinto

Chris Froome (Sky) conquistó por tercera vez el Criterium Dauphine (Francia) y reforzó su papel de favorito para revalidar su triunfo en el Tour, al imponerse a corredores que en julio estarán entre sus principales adversarios en la gran ronda gala. El británico defendió su liderato tras resistir los ataques de Alberto Contador (Tinkoff), quinto en la general, en la séptima y última jornada, entre la localidad francesa de Le Pont-de-Claix y la estación de Superdevoluy. El segundo puesto fue para el francés Romain Bardet, a 12 segundos, el tercero para el irlandés Daniel Martin, a 19; el cuarto para el australiano Richie Porte, a 21, y el quinto para Contador, a 35.

Ganador del Dauphine también en 2013 y 2015, Froome afrontaba la última etapa con 21 segundos de ventaja sobre el líder del BMC y ex compañero suyo en el Sky, el australiano Richie Porte, y el francés Romain Bardet, ganador de la etapa del sábado. Pero fue el ciclista madrileño quien más lo intentó, pero la fortaleza del Sky y la colaboración entre Froome, Porte y Bardet echaron abajo sus intentos.

Con los cinco primeros de la general en un margen de 35 segundos, el triunfo final se decidía en el último día, con salida en Le Pont de Claix y llegada en Superdevoluy al cabo de un trayecto de 151 kilómetros jalonado por seis puertos, dos de ellos de primera categoría. Una fuga masiva se formó pronto. Con el español Dani Navarro (Cofidis) escapado en la Cote de Monteynard, pronto se creó un grupo de hasta siete corredores, con el holandés Wouter Poels (Sky) o el francés Thibaut Pinot (FDJ) entre ellos. En el kilómetro 26, después de un intento de escapada de Thomas de Gendt (Lotto-Soudal), hasta una veintena de ciclistas estaba en cabeza.

El pelotón liderado por el Sky y el Etixx-Quick Step fue reduciendo las distancias con el paso de los kilómetros. En la subida al Col de Moissiere, el británico Stephen Cummings (Dimension Data) se escapó y a falta de 26 kilómetros, antes del Col du Noyer, ya tenía a sus perseguidores a más de dos minutos. Fue el único superviviente de la aventura y pasó bajo la pancarta de cinco kilómetros para meta con 3.15 minutos sobre el grupo de los favoritos, una renta que resultó suficiente para ganar la etapa.

Contador volvió a atacar, como el sábado, con la carretera cuesta arriba, pero Froome, con la ayuda de su equipo, enlazó con el madrileño minutos después. No hubo demasiados movimientos ante la fortaleza que mostraba el líder y el conformismo del resto de sus rivales y sólo Martin, en los últimos metros, se lanzó para ser segundo con apenas cinco segundos sobre el resto de gallos.

A partir del 2 de julio, Froome defenderá título en el Tour con la ventaja moral de haber derrotado en la Dauphine a Porte y Contador. Quedará la incógnita del colombiano Nairo Quintana, el líder del Movistar y segundo el año pasado en la gran ronda gala, que no estuvo en esta prueba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios