Fuentes, ante su última palabra

  • Con la defensa de los acusados el juicio quedará visto para sentencia

Con la batalla final por demostrar que la sangre no se puede considerar un medicamento, el juicio de la Operación Puerto quedará visto para sentencia hoy una vez que se escuchen los alegatos finales de los acusados, entre ellos el protagonista central, el doctor Eufemiano Fuentes.

Abrirán la sesión las defensas de Fuentes, su hermana Yolanda y del exdirector deportivo Manolo Saiz, y a continuación los propios acusados: los citados más el ex director deportivo Vicente Belda y el preparador físico José Ignacio Labarta. Será Eufemiano Fuentes, una vez más, quien centre los focos del juicio. Tendrá que responder a las evidencias detectadas por las acusaciones, quienes concluyeron que el galeno era el jefe de una trama de dopaje con el fin de elevar el rendimiento deportivo de manera ilegal y con fines lucrativos.

Fuentes, conocido como Astérix, deberá defender lo que ya manifestó en su primera declaración en varios apartados. Por ejemplo, que la famosa reunión con Saiz era para planificar el calendario deportivo y no para liquidar una deuda, que las transfusiones y reinfusiones se realizaban en perfectas condiciones de seguridad y, sobre todo, que sus prácticas no ponían en peligro la salud del deportista.

El resto de acusados jugarán sus bazas exculpatorias. Saiz y Belda fueron señalados como conocedores y partícipes de la supuesta trama de dopaje por testigos como los corredores Jorg Jaschke y Jesús Manzano. El primero, conocido como El Gordo en los papeles y conversaciones de Fuentes, fue detenido en la redada de mayo de 2006 con 60.000 euros en efectivo y diversas sustancias dopantes. Belda, protagonista en el juicio por sus conversaciones telefónicas con Fuentes, replicará las evidencias que ponen de manifiesto su conocimiento y consentimiento del dopaje generalizado.

Macario o Bigotes, como era conocido Ignacio Labarta, fue detenido en su domicilio de Zaragoza, donde se hallaron productos dopantes. Por último, Yolanda Fuentes, quien aseguró en su primera declaración que no sabía nada de las actuaciones de su hermano, fue señalada por la acusación de formar parte de la trama proporcionando apoyo a su hermano.

La juez de la Operación Puerto, Julia María Santamaría, dejará el procedimiento visto para sentencia. Ella decidirá si hubo delito contra la salud pública, si la sangre es o no un medicamento y despejará dudas sobre entregar las bolsas de sangre requisadas a las partes que las han solicitado. En un plazo aún no fijado emitirá el fallo. Pero incluso con el fallo encima de la mesa nadie podrá hablar del fin de la Operación Puerto, ya que el CONI presentó recurso de amparo ante el Constitucional denunciando delitos de estafa y fraude fiscal y asociación delictiva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios