Ganar para desbloquearse

  • En la 09-10 el Unicaja de Aíto arrancó con un 0-5, para vencer después en seis de las ocho siguientes jornadas. Las dos situaciones, sin embargo, difieren mucho entre sí.

Comentarios 2

Para superar una crisis de juego, que normalmente lleva asociada otra de malos resultados, el mejor remedio, el más inmediato al menos, es ganar. Por eso, después de tres derrotas consecutivas en este inicio liguero, el Cajasol prepara con mimo la cita del sábado (20:00) frente al Gran Canaria. El conjunto que dirige Pedro Martínez llega a San Pablo en una situación cómoda, después de vencer en los dos primeros encuentros (al Bilbao, en su casa, y al Manresa, a domicilio) y perder la semana pasada en la isla ante el Caja Laboral.

Frenar a Spencer Nelson es cuestión primordial. El ala-pívot es el motor canario en este inicio liguero (segundo más valorado, tercero en rebotes y cuarto máximo anotador), pero, más allá del rival, el primer problema a superar está en un cambio de mentalidad y actitud propio. Dice Aíto García Reneses que el equipo está bloqueado. Desbloquearlo, más pronto que tarde, es fundamental para que la plantilla hispalense recobre la confianza en sus posibilidades. El técnico, que ha pasado estos días por varios medios de comunicación para dar la cara por la plantilla, señaló que sabe cuál es el problema. Que ya le pasó otras veces y que confía en sacar esto adelante con la ayuda de los jugadores.

Es cierto que en la 2009-2010, en su segunda campaña al frente del Unicaja, arrancó con un 0-5. Es parecido, sí, en cuanto a los números, pero también existen muchas diferencias entre una situación y otra. No se estrenó hasta la sexta jornada, con un contundente 84-54 frente a un CB Murcia que acabaría descendiendo ese curso como último clasificado con apenas cinco triunfos en su casillero. Ahora llega un Gran Canaria hecho, competitivo y que sabe a lo que juega en la cuarta campaña de Pedro Martínez al frente de la nave.

Tampoco se parecen los momentos de uno y otro. El conjunto hispalense ha caído por 16 puntos (con el UCAM Murcia), 20 (Caja Laboral) y 30 puntos (Estudiantes), mientras que los malagueños cayeron en la primera jornada por 3 puntos (71-74 ante el Fuenlabrada); por 4, en Manresa (77-73); por 2 frente al Real Madrid (79-81); por 7 puntos en San Sebastián (83-76 contra el Lagun Aro); y por apenas 2 puntos en Sevilla (63-61). Llegó vivo a todos los finales, por tanto, el cuadro malagueño, al contrario que los sevillanos, que no han entrado en los últimos 10 minutos con opciones en ningún encuentro.

También las plantillas son bastante opuestas. El técnico madrileño consideró estos días un error no apostar por algún veterano en las incorporaciones en lugar de hacerlo por la juventud y por jugadores sin experiencia en la ACB. Aquel Unicaja de Aíto contaba en sus filas con Berni Rodríguez y Carlos Jiménez, campeones del mundo en 2006, plata en el Eurobásket 2007 y subcampeones olímpicos en Pekín, entre otros éxitos. De hecho, el único debutante en la Liga española era Printezis, que llegaba a Málaga tras seis temporadas en el Olympiacos (y una por medio en el Olympia Larissa), ya que entre las nueva incorporaciones estaban Saúl Blanco (cuatro años en el Fuenlabrada), Guille Rubio (cinco en el Manresa), Freeland (tres en el Gran Canaria), Pooh Jeter (uno en el ViveMenorca) y Dean (procedente del Murcia).

Pese a todo, el plantel cajista es consciente de que el encuentro ante el Gran Canaria es fundamental y ayer, tras la sesión de vídeo del lunes, en la que analizaron el encuentro ante el Estudiantes, comenzó a trabajar en la pista principal de San Pablo, casi dos semanas después (por los espectáculos que acogió el pabellón), para cambiar el paso en la Liga. El desbloqueo empieza por ganar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios