García tira por la borda sus opciones

  • El castellonense ratifica las malas sensaciones de la víspera y Cabrera Bello aguanta pese a las difcultades

Sergio García volverá a irse de Augusta con la cara muy larga. No siente simpatía por el majestuoso recorrido del primer Grand Slam de la temporada de golf, sensación que se ha ido agravando con el paso del tiempo. El castellonense se marchó del campo notablemente afectado el viernes por concluir con 75 golpes cuando se había merecido, a su juicio, terminar con 68, pero el infortunio jugó en su contra nuevamente. Aun así, estaba al par del campo, a cuatro golpes del líder, Jordan Spieth, aunque ni eso le sirvió de consuelo, como se apreció en el inicio de la tercera jornada.

El español abrió el día con un doble bogey para continuar con la mala racha tras finalizar con fallos en el 17 y en el 18 en la víspera. Pareció arreglarlo con un birdie al dos. Puro espejismo. Los errores en el 3, 6, 9, 10, 11 y 13 sepultaron sus posibilidades de pelear hoy por el triunfo al colocarse con +7 y casi un tercio de recorrido por jugar. Un calvario.

En cambio, Rafa Cabrera Bello, en su estreno en el Augusta National, sigue empapándose y aprendiendo paso a paso. Sobrado superó el corte el grancanario y ayer llegó a lucirse con dos birdies de inicio que lo hicieron soñar con algo grande. El Masters es mucho Masters y un triple bogey en el 5 supuso el comienzo de una racha negativa con bogeys en el 6, 7 y 9. Cambió el -2 en el parcial por un +4 en la primera vuelta. Templó los nerviós y pobló su tarjeta de pares, salvo por un birdie al 13 para aguantar con +6 en mitad de la tabla ya con su recorrido concluido.

Por delante, al cierre de esta edición, nadie ponía en aprietos al defensor del título, Jordan Spieth, que tras el 10 marchaba con -5. Rory McIlroy, en el duelo estelar, pinchaba con +3 y se alejaba a cinco golpes del texano. Sí suscitó reverencias el juego de Bernhardt Langer. El alemán de 58 años, doble ganador del Masters, compartía la segunda plaza a tres impactos de Spieth gracias a su sublime calidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios