De Gea, contra la sombra de Casillas

  • El actual guardameta titular necesita una actuación decisiva para reivindicarse ante quienes dudan de él.

La sombra de Íker Casillas sigue siendo muy alargada y contra ella batalla David de Gea, su sucesor en la portería español, un futbolista que todavía espera la oportunidad de reivindicarse con una actuación decisiva en la Eurocopa.

Quizá sea ante Italia el próximo lunes en el durísimo cruce de octavos de final de la Eurocopa. Lo necesita De Gea y, por supuesto, la selección. Una parada de más o de menos puede significar una clasificación.

Tras dos partidos plácidos, De Gea vivió el martes un día amargo. No sólo ocurrió que perdió su equipo 2-1 ante Croacia, condenándose a viajar por el lado más duro del cuadro, sino que el meta no fue decisivo. Al menos, no tan trascendente como el Casillas de los viejos tiempos, de los buenos tiempos.

España perdió un partido que iba ganando por primera vez en la historia de las Eurocopas. Además, recibió dos tantos en contra en el torneo continental por primera vez desde 2000, cuando cayó 2-1 ante Francia en octavos. Y puestos a buscar culpable, por qué no señalar a la portería.

De Gea recibió críticas -aunque nada virulentas- por su actuación ante Croacia. Sobre todo, por el segundo gol recibido, el decisivo, en un contraataque finalizado por Perisic con un disparo que entró por el palo que el portero siempre debe proteger.

"Sólo es derrotado el que pierde la ilusión. Gracias por las críticas, me motivan. A seguir luchando!", escribió el miércoles el guardameta del Manchester United en Twitter, consciente de que en estos momentos agrupa miradas.

Y el seleccionador español, Vicente del Bosque, manifestó ayer al diario As: "No fueron grandes los fallos de De Gea. No es por defenderlo, su partido no fue un desastre. Estuvo un poco inseguro con los pies". Pero con el gol croata, los más nostálgicos se acordaron del hombre que vio la acción desde el banquillo, el suplente Casillas, y rememoraron aquellas paradas milagrosas que dieron títulos. Como la tanda de penaltis ante Italia en la Eurocopa 2008 o el pie que sacó ante el holandés Robben en la final del Mundial de Sudáfrica. Y muchas más. "Los milagros de Casillas", se definió en España.

Eso es precisamente lo que le falta a De Gea, esa intervención salvadora, esa parada decisiva que gane partidos con la selección y títulos, una intervención que se quede definitivamente en la memoria de los aficionados.

Acaba de comenzar su camino como titular en la selección, y no está siendo sencillo. Así, tiene que convivir con el conflicto abierto tras la aparición de su nombre en la investigación de un escándalo sexual. Además, sus defensas deben adaptarse a un portero diferente al que tuvieron durante los torneos de selecciones jugados desde 2002. "Se me hace raro mirar atrás y no ver a Casillas", confesó recientemente Sergio Ramos.

La sombra de Casillas sigue siendo muy alargada, como corresponde a un mito que lo ha ganado todo con la selección y que ha sido parte fundamental en esos éxitos, un actor relevante gracias a sus intervenciones, carisma y capacidad de liderazgo.

De Gea permanece aparentemente tranquilo, fiel a su carácter, y tiene el apoyo de todo el grupo. Incluido el de Casillas, quien a diferencia de Pedro no se quejó. Se autoimpuso el silencio y es el único internacional de peso que todavía no habló en rueda de prensa durante la concentración.

Y también será interesante observar en París el duelo de porteros. Enfrente de De Gea estará una gran leyenda, Buffon, un confeso admirador de Casillas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios