Goleada a la espera del duelo clave

  • España somete a la débil Irán antes de su cita con Suecia, a la que necesita ganar por tres tantos

La selección española de balonmano se regaló una goleada antes del decisivo encuentro de hoy (16:30) ante Suecia, en el que se jugará la clasificación para los Juegos de Río, tras imponerse por 37-23 a Irán.

Un contundente marcador que sirvió para que España, vigente subcampeona de Europa, recuperase algunas de sus señas de identidad, como el contraataque, un arma que fue incapaz de desplegar en la primera jornada del preolímpico ante Eslovenia.

Ese partido siguió pesando y mucho en la cabeza del conjunto español, más pendiente del decisivo duelo ante los suecos, por lo que tardó más de 15 minutos en asentarse sobre la pista.

Especialmente en defensa, aspecto en el volvieron a dejar, al menos de inicio, la misma sensación de debilidad que ante los eslovenos, pese a que los jugadores de Irán carecen de la calidad individual de los balcánicos. Una circunstancia que no impidió al lateral Sadeghi y, sobre todo, a Norouzinezhad, superar con cierta facilidad la zaga española incapaz de cerrar su zona central.

Esos problemas defensivos no ayudaron a serenarse a un conjunto español, que, ansioso por solventar cuanto antes el choque, cayó en caer en la precipitación, condenándose a un inesperado empate (8-8) mediada la primera parte.

El preocupante marcador obligó a reaccionar de inmediato a Manolo Cadenas, que cambió de arriba a abajo el entramado defensivo con la presencia de Ugalde en el puesto de avanzado y la entrada en pista de Gurbindo y del portero Pérez de Vargas.

Esos cambios dotaron por fin de la solidez necesaria a la defensa del conjunto español, que no sólo cerró todos los caminos a los primeros líneas iraníes, sino que además sacó a relucir su juego de contraataque.

Con Ugalde, máximo goleador del partido con nueve tantos, como punta de lanza, la selección española fue superando poco a poco la resistencia de los iraníes, que acabaron por claudicar definitivamente (18-12) al descanso.

En la segunda mitad, el equipo español siguió ampliando su renta, aunque sin llegar a los 16 goles de ventaja que le hubieran abierto más posibilidades en caso de un hipotético triple empate con suecos y eslovenos, tras quedarse la diferencia final en los 14 tantos (37-23).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios