Golpe al golf mundial y quinta Copa Davis

  • Ballesteros fallece a causa de un tumor cerebral. España y Djokovic mandan con claridad en tenis. Usain Bolt falla en Daegu ante el fracaso del atletismo español.

Las campanas de la Parroquia de San Pedro, que tan desbocadas tañían cuando Severiano Ballesteros ganaba un gran torneo de golf, sonaron el pasado 7 de mayo a mortuos plango (lloro a difunto). El genio de Pedreña moría a los 54 años víctima de un tumor cerebral y el deporte se vistió de luto. La noticia estremeció a España, Europa y al mundo entero, porque Ballesteros, un golfista irrepetible, era respetado y venerado en todo el orbe. En España su muerte cayó como una losa, pese a que la opinión pública era consciente de su lucha, enconada y sin cuartel, frente a dos tumores alojados en el cerebro y detectados dos años y siete meses antes.

Pero el corazón del golf siguió palpitando, y en esa continuidad vital las novedades se sucedieron hasta el final de campaña. Novedoso fue que los cuatro campeones de los torneos de Grand Slam del año lo lograran por primera vez. El sudafricano Charl Schwartzel (Masters de Augusta), los dos norirlandeses de generaciones distintas Rory McIlroy (21 años) y Darren Clarke (42) y el estadounidense Keegan Bradley estrenaron en 2011 su palmarés en ese tipo de torneos. La lista mundial fue gobernada en distintas fases por tres europeos. Comenzó como líder el inglés Lee Westwood, el alemán Martin Kaymer tomó después el relevo y el también británico Luke Donald, acabó el año al frente del ranking y con un inédito doblete incluido: encabezó las lista de ganancias de los circuitos europeo y estadounidense.

La decepción del golf español por no haber logrado que la Ryder Cup de 2018 se disputase en Madrid -ganó París- se compensó con el nombramiento de José María Olazábal como capitán europeo para el duelo con Estados Unidos de 2012. En la réplica femenina de la Ryder, la Solheim Cup, las europeas acabaron después de seis años y cuatro tentativas con el monopolio de las mejores golfistas estadounidenses en Killeen Castle (Irlanda). El concurso de la española Azahara Muñoz, que debutaba, resultó determinante.

El final de año también trajo más novedades, como el triunfo de Tiger Woods en un torneo profesional después de dos años y 26 competiciones. Tiger volvió a saborear las mieles de la victoria al imponerse en el Chevron Wolrd Challenge en el californiano campo de Sherwood, lo mismo que Sergio García hizo en Castellón y seguidamente en Valderrama, después de tres años inédito. 

Otra ensaladera a la vitrina española

La conquista de la quinta Copa Davis en Sevilla ante Argentina cerró un año en el que el tenis español tuvo que acostumbrarse al dominio arrasador del serbio Novak Djokovic y al segundo puesto en la clasificación mundial de Rafael Nadal.

La quinta ensaladera en once años puso de manifiesto el dominio del equipo nacional, el mejor del siglo XXI, pero también ha marcado un antes y un después con la renuncia del manacorí y de David Ferrer a competir en el 2012, debido a los Juegos de Londres, el posible adiós de Feliciano López y Fernando Verdasco y el nombramiento de Albert Costa como capitán. Un nuevo capítulo se abre para el combinado español, expuesto ahora a luchar sin sus mejores raquetas y con Kazajistán, en casa, como primer adversario del 10 al 12 de febrero.

Rafa Nadal celebra la victoria ante Del Potro en la final de la Davis. / Antonio Pizarro

El tenis español cerró el año con 18 títulos, cinco de ellos en el circuito WTA, tres jugadores situados entre los diez primeros (Nadal, Ferrer y Nicolás Almagro) y dos entre las 40 primeras (Anabel Medina, la 27 con los torneos de Estoril y Palermo, y María José Martínez, la 35, con los de Bad Gastein y Seúl; el otro lo logró Lourdes Domíngez en Bogotá). El 1 de julio Nadal perdió el número uno del mundo, un año y 25 días después. En dos etapas distintas, el mejor tenista español de la historia había conseguido sumar 102 semanas en la cima y cedía el testigo al mejor jugador esta temporada: Djokovik. El serbio acabó el año con diez títulos, tres de ellos del Grand Slam: Abierto de Australia, Wimbledon y US Open, y batió al de Manacor en seis finales durante 2011. Una tremenda losa de juego y mental para Nadal, que intentó superarla como pudo. No obstante, el balcánico tendrá en el 2012 un año más que complicado. La colosal defensa de los puntos obtenidos le obligará a una tensión excepcional y pondrá a prueba la mentalidad que ha exhibido en esta sesión, y ahí se demostrará si es un auténtico número uno como lo fueron sus antecesores: Federer y Nadal.

Ferrer hizo también una gran temporada con dos títulos (Aukcland y Acapulco) y otras cuatro finales más (Montecarlo, Barcelona, Bastad, y Shanghai). Nicolás Almagro, llamado a ser ahora el número uno en la Davis, cerró el curso con tres: Costa do Sauipe, Buenos Aires y Niza, además de alcanzar la final de Acapulco y Hamburgo y estar en la Copa Masters de Londres como primer suplente gracias a su ranking. 

Y si Djokovic dominó a su antojo en el circuito ATP, la checa Petra Kvitova lo hizo en el WTA. La jugadora de Bilovec completó el año con seis torneos, entre ellos Wimbledon y el Masters disputado en Estambul. Pero a diferencia de Nole, ganó además la Copa Federación al formar parte del equipo que batió a Rusia en la final.          Histórico fracaso del atletismo español

Usain Bolt y España suspenden en atletismo

El fracaso del atletismo español en los Mundiales de Daegu (Corea del Sur), donde cuajó la peor actuación de su historia, presidió un año atlético marcado por las vicisitudes de Marta Domínguez hasta recibir la absolución de todos sus cargos relacionados con la Operación Galgo. El ruido de togas y el tirón mediático de la palentina relegó a un segundo plano el gran fracaso de Daegu, donde el equipo nacional obtuvo una sola medalla (el bronce de Natalia Rodríguez en 1.500) y una magra cosecha de 11 puntos. España nunca había caído tan bajo en unos Mundiales.

El jamaicano Usain Bolt, emblema del atletismo durante los tres últimos años, encontró en su compañero de entrenamientos Yohan Blake, nuevo campeón mundial de 100 metros, un rival inesperado de 21 años que en el año olímpico le impedirá dormirse en los laureles. Acostumbrado a ganar allá donde pisaba, Bolt protagonizó el momento cumbre del año atlético 2011. El 28 de agosto, en el estadio nacional de Daegu, protagonizó el mayor fiasco en la historia de los campeonatos del mundo al ser descalificado por salida falsa en los 100 metros lisos. Acto seguido, con el público conmocionado, su compatriota Yohan Blake recogió la corona del hectómetro con su mejor registro del año (9.92).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios