fútbol

Griezmann vuelve a ser Griezmann

  • El Atlético se ilusiona con pelear de nuevo por la Liga con los goles del francés.

  • Ha pasado de marcar ocho tantos en 24 partidos a siete en dos.

Griezmann sonríe con un balón en sus manos minutos antes de que comenzara su exhibición contra el Leganés. Griezmann sonríe con un balón en sus manos minutos antes de que comenzara su exhibición contra el Leganés.

Griezmann sonríe con un balón en sus manos minutos antes de que comenzara su exhibición contra el Leganés. / juanjo martín / efe

Después de un arranque de temporada marcado por la confusión, Antoine Griezmann volvió a ser el delantero letal que hace poco más de un año estuvo en el podio del Balón de Oro y el Atlético de Madrid celebra el reencuentro.

La metamorfosis está clara: si el francés apenas había marcado ocho goles en los primeros 24 partidos de Liga, ha hecho siete en los dos últimos encuentros. Fueron tres al Sevilla el domingo y cuatro al Leganés el miércoles.

Llamó la atención que fuera más clamorosa la ovación a Torres que al autor de cuatro goles

Este último choque mostró a Griezmann en plenitud. Marcó de lanzamiento de falta directa, con la cabeza, en un mano a mano y de cazagoles en el segundo palo. Se dio un festín que sin duda necesitaba.

Sin embargo, llamó la atención un detalle: el Atlético hizo un doble cambio y primero ingresó en el campo Fernando Torres entre un inmenso clamor. Después se marchó Griezmann y la ovación no fue ni mucho menos tan estruendosa.

La hinchada del Atlético todavía recuerda los flirteos del francés con Manchester United y Barcelona a comienzos de temporada. No hay cosa que le duela más al aficionado rojiblanco que un jugador ponga en duda su compromiso con el escudo.

Además, en un reciente partido mandó callar a la grada cuando ésta le reprochó que aguantara el balón para perder tiempo y defender el resultado.

Griezmann parece dispuesto a sellar la paz. O al menos a generar una tregua, sea fuerte o débil. Primero, con goles; y después, con sus declaraciones.

Así, después del encuentro ante el Leganés manifestó: "Me he podido equivocar en lo que he podido hacer, en mandar callar a la afición, pero en el campo nunca me he equivocado. Estoy muy contento y vamos a seguir así".

Simeone sabe lo que significa la mejor versión de Griezmann y por eso no duda en pedir a la hinchada en el campo la máxima ovación para el francés, aunque no siempre la afición le hace caso.

Lo que es indudable es que el Atlético necesita a su gran estrella, al hombre que alimentó la gran racha de seis triunfos consecutivos en la Liga y permitió a un equipo y una afición soñar con lo impensable hace apenas un mes: pelear el título al Barcelona.

La cita será el próximo domingo en el Camp Nou con el duelo entre azulgranas y rojiblancos, un choque en el que se dirimirá si hay Liga o no. De momento, Griezmann ayudó decisivamente a que los hinchas del Atlético comenzaran a soñar.

Otra cosa es lo que suceda a final de temporada, cuando vuelvan a reproducirse los rumores sobre el futuro del francés. Pero eso parece ya inevitable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios