Hannah y Todorovic se caen del cartel

  • El CB Sevilla se enfrenta mañana a un Bilbao que se resiente en el exterior con dos bajas por lesión.

El Club Baloncesto Sevilla emboca la recta final de la temporada con la oportunidad de presumir de campaña después de haberse marcado al inicio del curso un el humilde objetivo de la mera permanencia. El dilema ahora consiste en la salvación o el lucimiento, cuyo colofón sería la disputa del play off. Sería una hazaña, el premio por el que nadie hubiese apostado al comienzo.

El primero de los siete asaltos que aún restan para la finalización de la temporada tiene cita mañana en el Palacio de los Deportes de Bilbao. Y las noticias que llegan de la capital vizcaína no pueden ser de mejor augurio. Se trata de dos bajas bilbaínas confirmadas en las últimas horas, la del base Clevin Hannah y la del alero Dejan Todorovic, ausentes por un golpe en el cuádriceps, el primero, y la persistencia del daño en un dedo de la mano, en el segundo.

Las bajas de dos de sus jugadores exteriores habituales reducirán sin duda las opciones del equipo bilbaíno fuera de la zona, área donde la merma del rival mañana podría agudizarse si, en efecto, se confirma la ausencia del escolta Tobias Borg, quien será duda hasta los últimos momentos antes del encuentro.

De los lesionados bilbaínos, el de Hannah es el más significativo. El base estadounidense, que cumple su primera temporada en el Bilbao, es el director del conjunto entrenado por Sito Alonso, una vez que Raúl López sigue dosificando progresivamente sus minutos en la pista. Titular en 24 de los 27 encuentros disputados, Hannah promedia casi 13 puntos y 12,7 de valoración por partido, exhibiendo además óptimos porcentajes en el tiro de dos puntos y de tres (53% y 42%, respectivamente).

Menos decisivo que su compañeros, Dejan Todorovic suma números menos óptimos, aunque resulta muy relevante en la rotación del juego exterior del Bilbao. "Tendremos que hacer un esfuerzo extra ante un rival con un juego exterior tan bueno como el sevillano", manifestó el técnico del Bilbao, que sí recuperará a Alex Ruoff, ausente en el último partido debido a un problema familiar.

Alonso quiso restar transcendencia al choque de mañana, negando que se trate de la enésima final del curso. "Condicionar el trabajo por una derrota es simple y mediocre. Si ganamos será fantástico, si perdemos no será tan fantástico, pero quedarán seis partidos en los que debemos competir", señaló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios