Valencia | getafe · la previa

Inesperada y sin favorito

  • Ánimos El Getafe juega hoy la final de Copa bajo la decepción de su dura eliminación europea y el Valencia acude con la presión de su mal año Alineaciones Koeman apostará por un once conservador

Comentarios 1

El Getafe y el Valencia juegan esta noche en el estadio Vicente Calderón una final de Copa inédita, inesperada y sin favorito claro, en el que se contraponen dos estilos diferentes: la alegría del equipo madrileño y el esfuerzo del rival.

Madrid albergará un partido único para los dos equipos: el Getafe tiene la oportunidad de conquistar el primer título de su historia después de perder la final del pasado año, que finalizó con triunfo del Sevilla por 1-0. Y el Valencia dispone de la ocasión de llevarse su única alegría dentro de una temporada negra. La más negra que se recuerda a la orilla del Turia en los últimos años. Además, el ganador jugará la próxima edición de la Copa de la UEFA. Un premio secundario, pero a su vez muy importante, ya que los dos conjuntos están casi sin opciones de clasificarse para competiciones europeas por medio de la Liga.

El Getafe se ganó el cariño de toda la afición española después de su espectacular, y sobre todo cruel, eliminatoria de la UEFA ante el Bayern Múnich, en la que cayó después de empatar a tres goles en la prórroga. Mucho dolor para un club modesto que, sin embargo, quiere hacerse grande, y esta temporada está causando admiración en España y el extranjero.

En otros tiempos, podría considerarse al Valencia como claro favorito al título, pero el equipo del holandés Ronald Koeman vive un año horrible, en el que incluso está peleando por no descender a Segunda División, algo impensable al inicio de la ilusionante temporada. De hecho, se rumorea que el club destituiría a Koeman si no gana el título. Ya se habla hasta de Radomir Antic como posible sustituto.

El Getafe afronta el partido con toda la naturalidad que se le presupone a un club que transmite imagen de felicidad. El danés Michael Laudrup, su técnico, renunció a entrenar en el día de ayer en el campo de la final y no concentrará a sus jugadores hasta hoy. Por contra, el hermetismo rodea al Valencia, que optó por realizar la última sesión a puerta cerrada.

Laudrup resumió el optimismo con el que vive el partido, consciente del momento de forma de uno y otro equipo: "En una temporada normal, viendo plantillas y presupuestos, el Valencia sería el favorito. Visto como van los dos equipos esta temporada está al 50%. Creo muchísimo en mi equipo. No veo favorito en esta final".

El conjunto azulón llega al partido muy castigado por el cansancio y las lesiones, por lo que Laudrup no tiene mucho donde elegir para conformar su alienación titular. Una de las dudas la despejó el entrenador en la víspera, pues confirmó que el argentino Óscar Ustari, que jugó toda la Copa del Rey, será el portero titular en la final, mientras que su compatriota Abbondanzieri se quedará en el banquillo. Aunque esto, también aclaró Laudrup, no es un castigo por sus errores ante el Bayern, sino un premio al segundo portero.

Laudrup contará con Cata Díaz en el centro de la defensa, todo un valor para su equipo que vuelve después de una lesión, lo que le permite situar a Rubén de la Red en el centro del campo. Y la parte más creativa quedará para el trío compuesto por Granero, Albín y Manu del Moral.

El Valencia llegó a Madrid con un sentimiento cercano a la angustia, debido a su conflictiva temporada. Nadie puede negar su buena trayectoria en el torneo copero, después de eliminar a equipos como el Atlético o el Barça, pero no se puede ocultar que afronta la final con un enorme sentimiento de urgencia.

Se prevé que Koeman proponga un equipo lleno de precauciones, con la idea de jugar al contraataque. Así, Marchena y Baraja reforzarán la medular. La duda del técnico holandés es saber si situará como titular a Mata o a Joaquín, con más posibilidades para el primero debido a que ha mostrado una mayor regularidad desde que Koeman llegó a Mestalla. Villa y Morientes ocuparán el ataque.

El Vicente Calderón presentará un fantástico aspecto para presenciar una final apasionante. Sólo caben dos opciones: el ingreso definitivo del Getafe en la élite o el despertar de un gigante dormido, el Valencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios