Una selección para la historia

Iniesta, el MVP retraído

  • El mejor jugador del torneo concibe el fútbol como un juego de equipo y rehúye de los premios individuales con naturalidad y humildad · "Desde niño estaba con el balón y quiero seguir disfrutando al máximo", dice.

Comentarios 1

Su forma de actuar en el campo y sus palabras fuera evidencian que Andrés Iniesta sólo concibe el fútbol como un juego de equipo, por lo que rehúye los premios individuales, como el de mejor jugador de la Eurocopa que le concedió ayer la UEFA.

"El fútbol es un juego de equipo, ¿quién decide quién es el mejor?", se preguntó centrocampista del Barcelona antes de la final de la Eurocopa. Quienes decidieron ayer que él sucediera a su compañero Xavi como mejor jugador del torneo continental fueron los 11 miembros del equipo técnico de la UEFA, que se tomaron más horas de las habituales para elegir al mejor jugador de un equipo campeón que en Polonia y Ucrania volvió a ser tan coral como en Austria y Suiza en 2008 y en el Mundial de Sudáfrica 2010.

Tras golear a Italia en la final de Kiev, Iniesta fue elegido hombre del partido por tercera vez en el torneo, pese a que Xavi había preparado dos goles, acertado el 87% de sus pases y dirigido la mejor actuación de España en la Eurocopa. A diferencia de lo sucedido en Johannesburgo, Iniesta no había marcado el tanto del triunfo, no era el héroe. Poco le importaba. "El gol para mí nunca fue lo máximo del fútbol. Valoro otras cosas", dijo con su timidez habitual en las catacumbas del estadio Olímpico de Kiev, un poco "avergonzado" por el reconocimiento individual en la final que ayer se hizo extensivo a todo el torneo.

"Da igual quién consiga marcar, no juego para poder conseguir Balones de Oro, sino para ser feliz, para difrutar con mi juego. Si luego valoran lo que hago, encantado", añadió sin importarle mucho los premios. Ni los goles, ni los trofeos, ni los títulos. Iniesta, de 28 años, juega por algo menos tangible."El fútbol es mi vida, no entendería mi vida sin el fútbol. Desde niño estaba con el balón, disfrutando, nunca imaginé, porque es imposible de imaginar, que conseguiría mi segunda Eurocopa. Nunca pensé en llegar a conseguir todo esto, sólo quería disfrutar y ser jugador profesional. Espero que pueda seguir disfrutando del fútbol", indicó, recordando que más allá de un gran negocio, el balompié fue y es un juego de niños.

Su "Si lo sé, no marco" de las celebraciones del Mundial de Sudáfrica en 2010 tuvo mucho de broma, pero también evidenció el carácter del jugador de tez pálida abrumado por tener a un país entero a sus pies. Aunque Iniesta sea quizás el máximo exponente, la ausencia de egos está extendida en la selección española, ya histórica al haber hilvanado tres grandes títulos, y es compartida por el técnico, Vicente del Bosque, que en la víspera de la final afirmó: "Soy un descreído de este tipo de premios individuales. Lo importante siempre es el grupo, y aquí estoy rodeado de grandes jugadores y amigos. Estoy feliz por todo lo que estoy viviendo".

Discurso coincidente en un equipo en el que es difícil encontrar a un hombre que destaque por encima del resto, ya que sin Villa no hubo un goleador y en la maquinaria de toque y posesión de pelota todos forman parte del engranaje.

El premio supone para Iniesta el reconocimiento a una trayectoria magnífica, demostrando además una forma de ser en la que la humildad está siempre presente, sin querer acapar todo el protagonismo y alabando siempre a sus compañeros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios